DÍA MUNDIAL

El Parkinson, todavía sin cura pero con tratamientos eficaces para sus síntomas

El Parkinson, todavía sin cura pero con tratamientos eficaces para sus síntomas
El riesgo de desarrollar Parkinson aumenta con la edad.
El riesgo de desarrollar Parkinson aumenta con la edad.  

El INGESA ha aprovechado la conmemoración, este miércoles 11 de abril, del Día Mundial del Parkinson, para recordar que "los síntomas de esta enfermedad se manifiestan cuando ya existe una pérdida importante de las neuronas y que representa el segundo trastorno neurodegenerativo más frecuente situado por detrás del Alzheimer".

El neurólogo del Hospital Universitario de Ceuta, Youssef Amrani, incide en que “algunos de sus síntomas son comunes y que la enfermedad se manifiesta en cada persona de forma distinta”. Añade que “no se ha encontrado una cura pero sí existen muchos tratamientos para controlar sus síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas que lo padecen hoy en día”.

Amrani agrega que “es una enfermedad estigmatizada por la sociedad ya que la encasillan en falsos estereotipos en cuanto a la edad de aparición y los temblores como característica principal. El riesgo de desarrollar esta enfermedad aumenta con la edad”.

Según el facultativo, “el Parkinson es una mucho más que temblores, ya que estos enfermos desarrollan una lentitud de pensamientos y movimientos, depresión o apatía. También presentan un parpadeo lento, dolor muscular, alteración del equilibrio e incluso falta de expresión facial. Los síntomas se manifiestan cuando ya existe una pérdida importante de las neuronas”.

El Parkinson representa el segundo trastorno neurodegenerativo más frecuente situado por detrás del Alzheimer. La Organización Mundial de la Salud estima que, considerando el incremento de la esperanza de vida, el número de personas afectadas alcanzarán los 12 millones para 2030 a escala mundial.

La OMS estableció el 11 de abril como el Día Mundial del Parkinson en 1997. Unos 6,5 millones de personas sufren esta enfermedad en el mundo. El año pasado año se conmemoró los 200 años desde que el médico inglés James Parkinson descubrió esta enfermedad (1817), quien describió el padecimiento como un trastorno neurológico crónico, neurodegenerativo, e invalidante, por el cual el cerebro no transmite correctamente las señales nerviosas, un problema que provoca, entre otros síntomas, temblores en el movimiento.