DÍA DEL TABACO

El jefe de Neumología del INGESA alerta sobre los múltiples riesgos sanitarios de las cachimbas

El jefe de Neumología del INGESA alerta sobre los múltiples riesgos sanitarios de las cachimbas
Leopoldo Domínguez, en una imagen cedida por el INGESA.
Leopoldo Domínguez, en una imagen cedida por el INGESA.  

Leopoldo Domínguez considera que se tratan de “una inducción clara a que los jóvenes empiecen a fumar” y avisa de que al usarlas se está inhalando y exhalando "todo tipo de flujos de la saliva de otras personas", lo que "conlleva que se puedan contraer todo tipo de infecciones”.


Se puede dejar de fumar. Sobre todo si existe "voluntad". "Sin eso no puedes tener éxito”, advierte el jefe del Servicio de Neumología del Hospital Universitario, Leopoldo Domínguez, quien anima a los fumadores que quieran dejar el hábito a acudir a los talleres que imparte el doctor Francisco Marchante en el Centro 1 del INGESA.

El tabaco, ha recordado el Instituto de Gestión Sanitaria este jueves, es una de las mayores amenazas para la salud. La Organización mundial de la Salud (OMS) cifra en más de 7 millones las personas que mueren al año, de los cuales más de 6 millones son consumidores directos y el otro millón se consideran fumadores pasivos. Para Domínguez, el tabaquismo es una “enfermedad” que tiene que acabar ya que en relación con la salud pulmonar está asociado a patologías bastante graves que podrían terminar en “neumonía con derrames pleurales y los fumadores podrían ser propensos a enfermedades como la tuberculosis pulmonar”.

Este viernes, 31 de mayo, se celebra el Día Mundial sin Tabaco y el lema se centra en ‘El tabaco y la salud pulmonar’ y pone el foco en las consecuencias negativas del tabaco en nuestros pulmones. Es aquí donde el especialista quiere hacer énfasis y recuerda que la mayor consecuencia del tabaco es el cáncer de pulmón. “Más del 85% que sufren cáncer de pulmón han sido fumadores y es una causa efecto más que demostrada a nivel directo e incluso a nivel indirecto. Un paciente fumador tendrá más predisposición a tener complicaciones en un futuro”, lamenta el jefe del Servicio.

El tabaco tiene más de 7.000 sustancias químicas que son nocivas para la salud y es por eso que Leopoldo Domínguez insiste en que la mejor manera de protegerse frente a estas sustancias es “dejar de fumar y pide a los fumadores que vean esto como una enfermedad para poder poner barreras”. Domínguez alaba la prohibición del tabaco en todos los establecimientos, así como la creación de espacios libres de humo. En la misma línea, apunta también que la mejor manera para prevenir el tabaquismo es “no empezar a ser fumador, no estrenarte en la acción de fumar”.

El especialista ha indicado que es necesario más que nunca “concienciar” a los jóvenes sobre lo que están consumiendo. “Los jóvenes están siendo engañados con la moda del vapeo o las cachimbas”, lamenta, ya que ve que es “una inducción clara a que los jóvenes empiecen a fumar”.

Después de que se habilitaran espacios libres de humo, la llegada de este fenómeno vuelve a invadir algunos bares con la creencia de que solo es vapor de agua, pero el especialista advierte de que las cachimbas “no son saludables”, ya que el fumador está inhalando y exhalando todo tipo de flujos de la saliva de otras personas y “esto conlleva que puedan contraer todo tipo de infecciones”.

Por último, el jefe del Servicio recomienda a cualquier fumador que “medite”, ya que “cada cigarrillo es una participación que estamos comprando para el bombo de cualquier enfermedad respiratoria”. Del mismo modo, “acudir a su Médico de Familia y acudir a todos los programas del Ingesa y de la Ciudad que tienen “una alta tasa de éxito y sobre todo, y lo más importante, que el paciente quiera dejar de fumar”, concluye Leopoldo Domínguez.