ATENCIÓN ESPECIALIZADA

Lopera pide 34 nuevas plazas para el Hospital en 2019 después de 6 años con la plantilla congelada

Lopera pide 34 nuevas plazas para el Hospital en 2019 después de 6 años con la plantilla congelada
Una profesional sanitaria en las puertas del Hospital Universitario de Ceuta./archivo
Una profesional sanitaria en las puertas del Hospital Universitario de Ceuta./archivo  

En diciembre de este año la plantilla real que atendía a los pacientes de Atención Especializada (el Hospital básicamente) era de 799 efectivos, sólo 5 más que los trabajadores que figuraban reconocidos dentro de la Relación de Puestos de Trabajo en 2012. Entre medias se produjo la integración del Hospital Militar, que según los anteriores gestores, no se aprovecharía para sustituir puestos de trabajo y debía de haber servido para producir un incremento real en las plantillas

La plantilla del Ingesa en Atención Especializada lleva 6 años congelada de facto, cuando no se puede decir abiertamente que se han perdido efectivos por el camino, si se tiene en cuenta que en ese periodo se produjo la integración del Hospital Militar en la estructura del Ingesa y que la promesa pública que hicieron los anteriores gestores del PP fue la de no aprovechar la coyuntura para suplir plantilla con esos efectivos. Así lo demuestra la información facilitada por el propio Ingesa a petición de Ceutaldia.com

En 2012 la plantilla orgánica del Ingesa en el área de Atención  –la que figura en la RPT- era de 794. En 2018 (integración mediante del Hospital Militar) era de sólo 3 efectivos más (797). Y eso a pesar de que el censo de población en ese tiempo ganó casi 1.000 personas, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Pero desde Ingesa advierten además que la plantilla orgánica, la que figura en RPT no quiere decir en absoluto que de facto estén trabajando 794 personas (2012) o 797 (2018), tan sólo es la cifra de efectivos reflejada en los presupuestos y reconocida en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT).

Después la cifra real puede variar, generalmente hacia abajo primero dado que no todos los puestos estructurales están cubiertos y luego hacia arriba con la contratación de temporales e interinos. Así el Ingesa reconoce que la plantilla propia este año era de 758 trabajadores en Especializada de los 758 reconocidos en la plantilla orgánica, a los que suma 41 interinos, para arrojar la cifra de 799 efectivos en lo que se considera plantilla real a fecha de 19 de diciembre de este mismo año 2018.

plantilla Atención Especializada Ingesa
 

plantilla orgánica 2012

plantilla orgánica 2018 plantilla propia (incluye interinos) eventual plantilla real a 19 de diciembre 2018 Nuevas acciones 2017 Nuevas acciones 2018 Nuevas acciones 2019
efectivos 794 797 758 41 799 10 17 34

Sorprende además que la Relación de Puestos de Trabajo en 2018 recoja sólo 3 efectivos más en la Atención Especializada que la que había en 2012, dado que en 2017 se lanzaron lo que se denomina 10 “nuevas acciones”, es decir, se suman a la RPT 10 nuevos puestos, en 2018 otros 17. Aunque ambas nuevas acciones sólo se han autorizado ahora, en diciembre de 2018 y bajo gestión socialista. Para el año que viene, Ingesa tiene sobre la mesa pedir 34 nuevos puestos con carácter orgánico, aunque aún los tendrá que negociar en el presupuesto de Ingesa para ese 2019, una vez se cierren los datos de gestión de 2018.

Y ahí habrá que tener en cuenta que en la actualidad se está llevando a cabo un proceso de estabilización de la plantilla con los concursos de traslados primero y posteriormente una Oferta Pública de Empleo (OPE) libre para sacar a concurso las plazas que no se hayan cubierto mediante ese concurso de tralsado, al que concurrirán fundamentalmente los interinos que ya trabajan en el Hospital y que tanta polémica generó a lo largo de los últimos años.

Los datos facilitados por la actual Dirección Territorial del Ingesa vuelven, una vez más, a poner en evidencia a los anteriores gestores. Fernando Pérez Padilla negó de forma reiterada a lo largo de su gestión que en Ingesa se hubieran perdido efectivos durante su etapa al frente de la Dirección Territorial. Lo hizo a pesar de que los datos que escamoteaba a los sindicatos, a pesar de tener derecho legal a acceder a ellos, y a la prensa, acababan siempre por dejar en evidencia la realidad: Se estaban perdiendo efectivos. Y todo en un contexto de fuertes críticas ciudadanas y de agentes políticos y sociales que señalaban que la falta de recursos humanos estaba pasando factura a la atención a los pacientes, con las listas de espera, por ejemplo, creciendo en número de pacientes y en meses en la demora.