Los más jóvenes y con mejores hábitos… pero la menor esperanza de vida

ARCHIVO

El Informe sobre la Atención Sanitaria y la Salud de la Población en Ceuta de Comisiones Obreras no es apto para hipocondríacos. Tras leer sus 44 páginas de datos sobre mortalidad e incidencia de enfermedades  en Ceuta (y Melilla) el primer impulso es salir corriendo de la ciudad autónoma, escapar al menos de la estadística. Las conclusiones son demoledoras e inquietantes: Ceuta y Melilla tienen la población más joven, la de más pujante natalidad, la que menos fuma y la que menos bebe de España, con una más que notable actividad física y una dieta equilibrada muy por encima de la media. Y la menor esperanza de vida.

La hipertensión de los ceutíes está en la media, al igual que el colesterol, el consumo de alcohol está muy por debajo de la mitad de la media, y el sedentarismo no es un problema;  se consume mucha verdura, más de la media aunque no tanto como en la cuenca mediterránea o Navarra… Pero, pese a todo, registran los índices más altos de enfermedades cardiovasculares o cáncer, lo que inevitablemente nos lleva a que, con apenas 81 años, los ceutíes vivan tres años menos que el resto de españoles. Los madrileños, supuestamente estresados en una gran ciudad con altos niveles de contaminación, viven cuatro años más.

Un informe realizado por el sindicato CCOO con datos del Ministerio de Sanidad que presenta un escenario que aleja a Ceuta de las condiciones de vida del resto de España y de los estándares europeos, con datos muy por debajo de la media nacional en capítulos determinantes, y siempre a la contra de la tendencia. Así, en Ceuta y Melilla destaca la casi ausencia de accidentes de tráfico (por razones obvias) y suicidios, pero en cambio multiplica la mortalidad asociada a enfermedades cardiovasculares o cáncer.

Así, en el caso de la enfermedad isquémica del corazón el territorio INGESA registra la tasa más elevada del país, con 40 muertes por cada 100.00 habitantes, y encabeza los índices de muertes por Ictus (donde casi se dobla la media nacional) y cáncer de pulmón (muy por encima de la media); al igual que en los casos de cirrosis hepática. Solo en el caso de cáncer de mama el territorio INGESA se acerca a la media nacional y en todos los casos con una evolución de los datos en los últimos 15 años muy por debajo del resto del país. Una elevada mortalidad que afecta también, notablemente, a los niños, con cinco muertes por cada mil nacidos, casi el doble de la media nacional. Mucho peor es el dato de mortalidad perinatal con casi 9 muertes por cada 1.000 nacidos antes de los siete días de edad.

LA SANIDAD AFECTA A LA SALUD

¿La razón? Para Comisiones Obreras está clara: la Sanidad ceutí afecta gravemente a la salud: la cobertura de vacunación de la gripe es la más baja de España; el porcentaje de mujeres de entre 50 y 69 años que tienen acceso a una mamografía está casi en la mitad de la media española; veinte puntos por debajo de la media está el porcentaje de citologías vaginales, al igual que la prueba de sangre oculta en heces para detectar el cáncer de colon.