Sanidad impulsa la puesta en marcha de una comisión asesora multidisciplinar para el TDAH

Reunión de la comisión de TDAH

La consejera de Sanidad, Servicios Sociales, Menores e Igualdad, Adela Nieto, ha presidido hoy, en la Sala de Juntas Susana García del edificio Ceuta Center, la constitución de una comisión asesora multidisciplinar para el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), con el propósito de aunar actuaciones, mejorar la coordinación y favorecer el intercambio de información. Todo ello dentro de un marco colaborativo que ofrezca un soporte a la población infantil y juvenil, a las familias y a la sociedad en su conjunto.

Además de por la consejera, la comisión está integrada por la directora general de Sanidad y Consumo, Rebeca Benarroch; la responsable del Plan sobre Drogas, Cleopatra R´Kaina; el consejero de Educación y Cultura, Javier Celaya; el director provincial de INGESA, Fernando Pérez Padilla; el director provincial de Educación, León Bendayán, el director territorial del IMSERSO, Alfonso Grande; la presidenta de la Asociación TDAH Ceuta, Holaya Abdel-lah y representantes de los partidos políticos con representación en la Asamblea.

En noviembre de 2017, el Pleno de la Asamblea acordó estudiar y llevar a cabo un protocolo de actuación para la detección, el diagnóstico, y la atención médica y escolar del alumnado con TDAH, con el objetivo de crear las mejores circunstancias para el desarrollo educativo de estos menores.

Además, y coincidiendo con el primer aniversario de la asociación, la Consejería de Sanidad, Servicios Sociales, Menores e Igualdad ha promovido y colaborado en el montaje de un stand informativo para difundir las características y problemas que acarrea este trastorno, así como para normalizar la vida de los afectados. El stand estará abierto hasta las 19.30 horas de hoy en el Paseo del Revellín.

El TDAH es un trastorno de origen neurobiológico, y de inicio en la infancia, que comprende un patrón persistente de conductas de inatención o hiperactividad que interfiere con el funcionamiento o desarrollo. Se considera que el trastorno está presente cuando estas conductas tienen mayor frecuencia de lo que es habitual según la edad y el desarrollo de la persona, y tales manifestaciones interfieren de forma significativa en el rendimiento escolar o laboral y en sus actividades cotidianas.

Los menores con este trastorno tienen un mayor riesgo de sufrir fracaso escolar, problemas de comportamiento y dificultades en las relaciones sociales y familiares. De hecho, el TDAH es uno de los trastornos neurobiológicos más prevalentes en niños y adolescentes (entre un 3 y un 7% de la población en edad escolar).

 El diagnóstico en edad preescolar puede ser más difícil debido a que los síntomas pueden confundirse con los propios de ese periodo. Es por ello que el diagnóstico se suele comenzar en el inicio de la Educación Primaria, cuando aparecen los problemas en el rendimiento escolar o se observan conductas como habla impulsiva o la incapacidad para mantener la concentración. Un tratamiento precoz resulta esencial para mejorar su pronóstico.