CARCEDO, EN CEUTA

El Sindicato Médico espera de la visita de la ministra de Sanidad algo más que "una foto"

El Sindicato Médico espera de la visita de la ministra de Sanidad algo más que "una foto"
María Luisa Carcedo.
María Luisa Carcedo.  

El Sindicato Médico de Ceuta desea que la visita que la ministra de Sanidad, María Luisa Carcelo, realizará este jueves a la ciudad "le permita conocer 'in situ' la realidad sanitaria local y ayude al progreso de la Sanidad pública y a la debida atención de calidad para nuestros pacientes y ciudadanos". 

"Agradecemos a Carcedo el interés mostrado con su visita a nuestra tierra y confiamos en que no quede en una simple foto para el recuerdo, sino en la elaboración de medidas eficaces que se hagan realidad para mejorar la situación de la Sanidad de Ceuta y en potenciar el diálogo con los profesionales, que son quienes mejor conocen y de primera mano la problemática de nuestra sanidad, trabajando a diario y vocacionalmente por sus pacientes", ha reclamado.

En un comunicado, el Sindicato Médico ha subrayado que "Ceuta es un enclave estratégico, frontera Sur de Europa, con una peculiaridad geopolítica, social y cultural, que requieren de una enorme sensibilidad y de un tratamiento específico acorde a su singularidad". Esa condición fronteriza "conlleva una fuerte presión migratoria y la problemática de los transfronterizos y porteadores que a diario cruzan a nuestra ciudad con un flujo estimado  entre 28 y 30 mil personas, con el riesgo que ocasionan las conocidas avalanchas".

En ese contexto, el colectivo médico "está sometido a una fuerte carga asistencial atendiendo, además de los usuarios del Sistema Nacional de Salud, los seguros europeos de residentes en Marruecos, los MENAS, los residentes en el CETI, las aseguradoras privadas, los marroquíes sin seguro, la población de Beliones, los numerosos partos de mujeres marroquíes, además de la barrera idiomática, continuas evacuaciones a la península, etc…"

"Esto ocasiona una enorme presión al personal sanitario con el consiguiente estrés laboral, poniendo en riesgo la calidad asistencial de la ciudadanía", ha resumido. Sin embargo, ante ese escenario "de área de difícil desempeño y cobertura", la "realidad" local incluye cuatro rasgos paradigmáticos:

  • 1.- Falta de médicos, la fuga de los mismos y la dificultad para cubrir vacantes, bajas, vacaciones…, a consecuencia de no existir un adecuado plan de incentivos profesionales para fidelizar al colectivo médico y captar a nuevos facultativos. Problema que se agravará con las futuras jubilaciones de personal médico y que necesita urgentemente (como sí están haciendo otras comunidades autónomas) de un plan de choque ágil y eficaz. Hace casi dos años que el propio Ministerio de Sanidad prometió formalmente acometer este plan de choque y lamentablemente todo ha quedado en “papel mojado”. Además, para empeorarlo aún más y a modo de ejemplos: el precio de las horas de guardia de los facultativos de Ceuta y Melilla son las peor retribuidas de todo el territorio nacional; el complemento de exclusividad es el más abusivo de todo el Estado; no se pagan el prorrateo de guardias en caso de baja laboral por accidente de trabajo, ni tampoco durante el permiso por paternidad.
  • 2.- Ausencia de acreditación oficial para la formación médica continuada; una situación injusta y que supone un grave agravio comparativo con respecto al resto de España, que va a repercutir negativamente sobre los profesionales que se presenten a las OPE´s que van a celebrarse inminentemente, traslados, reconocimiento de méritos,… y que llevamos arrastrando desde el 2011, sin que el Ministerio haya asumido su responsabilidad y obligación.
  • 3.- Elevado porcentaje de agresiones de toda índole e inseguridad especialmente en Atención Primaria y en el servicio de Urgencias, que van en aumento y que han convertido a la profesión sanitaria en una profesión de riesgo.  El Ministerio tiene que redoblar esfuerzos para combatir esta lacra.
  • y 4.- Falta de protocolos y de una adecuada coordinación con Marruecos ante traslados de pacientes del país vecino, que llegan a Ceuta sin la existencia de protección ante enfermedades infecciosas o patologías emergentes ( tuberculosis, cólera, meningitis…).