DETERIORO DEL SISTEMA PÚBLICO

El Sindicato Médico de Melilla acusa a Pérez Padilla de crear “alarma social” con su gestión

El Sindicato Médico de Melilla acusa a Pérez Padilla de crear “alarma social” con su gestión
Reunión de los sindicatos Médicos de Ceuta y Melilla de esta semana./archivo
Reunión de los sindicatos Médicos de Ceuta y Melilla de esta semana./archivo  

El Director Territorial del Ingesa en Ceuta parece tener a todos los colectivos profesionales en contra, si el Colegio de Médicos, los partidos políticos en la oposición en la Asamblea (PSOE y Caballas) y el Sindicato Médico de Ceuta ya le han puesto los puntos sobre las íes y señalado que su gestión está dejando sin especialistas a los pacientes ceutíes, ha tenido que soportar protestas en forma de concentraciones de los propios profesionales, ahora el Sindicato Médico de Melilla le acusa indirectamente de ser el causante de la “alarma social” a la que el propio Ingesa hacía referencia tras la denuncia que avisaba que desde este sábado sólo dos médicos atenderían las urgencias de Ceuta.

“Nos gustaría recordar que la alarma social no la crean los profesionales de prestigio que sacrifican tiempo, dinero y familia, en una lucha por salvar la sanidad de su tierra; la alarma social la producen aquellos gestores que por acción u omisión,  por desidia o por falta de competencia, por impericia o por temor, toleran que se degraden los servicios públicos a una velocidad que pone en riesgo su supervivencia”, ha reaccionado el Sindicato Médico de Melilla a través de un extenso comunicado emitido este domingo tras girar visita a la ciudad esta pasada semana.

Los médicos sindicatos de Melilla han unido fuerzas con los de Ceuta para reclamar a la administración sanitaria que rige la sanidad pública de ambas ciudades, Ingesa, una serie de medidas para tratar de mejorar las condiciones laborales y la asistencia a los pacientes de ambas ciudades autónomas:

Plantillas ajustadas al volumen y área real de asistencia sanitaria; recursos técnicos ajustados al volumen y complejidad de la asistencia; sustituir a los profesionales en caso de baja laboral, permisos, vacaciones, etc; detener la fuga de médicos y en este sentido recuerda el sindicato que “si se fugan porque INGESA, desde 2002 no ha hecho absolutamente nada por fidelizarlos, no obliguen al que se queda a asumir el trabajo de ambos, porque entonces, no sólo estamos degradando la calidad, sino que estamos convirtiendo al médico en una especie en extinción en nuestras ciudades autónomas”; formación de calidad; posibilitar actividades de investigación de calidad; parar la Oferta Pública de Empleo, “porque no fideliza médicos, sino que los expulsa”; buscar fórmulas de incentivación y por último una petición para la propia ministra del ramo: “que tenga la información, conocimiento y decisión para ejecutar las medidas a implementar, vía Parlamento, vía Consejo de Ministros o vía gestión pura y dura”.

La ristra de peticiones del Sindicato Médico de Melilla, que atañe a la sanidad pública local va acompañada de una dura reprobación a la reacción mostrada por la Dirección Territorial del Ingesa toda vez esta semana ha tenido que lidiar ante la opinión pública con el clamor de los profesionales a través de sindicatos o colegios profesionales y la suma a las denuncias de mala gestión de partidos políticos.

La Dirección Territorial acusó a los profesionales de causar alarma social, e incluso trato de menospreciar la denuncia del Sindicato Médico centrándose en la figura del Abdelghani El Amrani.

“Desafortunados comentarios”, señala el sindicato de Melilla, que recuerda la enorme trayectoria profesional del doctor, con “más publicaciones en revistas de prestigio que todos los gestores de Ingesa en Ceuta y Melilla juntos”, repasa el sindicato melillense.

“Emplazamos a los gestores de INGESA en Ceuta al diálogo y a la colaboración; es nuestra obligación como actores sociales; pero, si nos permiten un consejo, les aconsejamos que la energía que han empleado en vituperar a este sindicato, la empleen en Madrid, donde realmente existen los mecanismos de solución; hasta ahora han hecho lo contrario, con el resultado que todos vemos; cambien de actitud, les irá muchos mejor a ustedes y, por supuesto, a los usuarios”, le remata el Sindicato Médico de Melilla.

En la nota, los médicos de la ciudad hermana desmontan otra de las “medias verdades” esgrimidas por la Dirección Territorial para defenderse del clamor ante la Oferta Pública de Empleo, que de seguir adelante terminará de vaciar la sanidad pública local de especialistas, según todos los agentes sanitarios. Ingesa dijo que el cien por cien de las plazas vacantes tienen que salir a concurso de traslado por Ley, si bien en Madrid sólo sacaron bajo esa fórmula el 21,8 por ciento de las mismas “¿La Comunidad de Madrid incumple la Ley?¿Madrid pertenece a otro país?”, se ha preguntado abiertamente el Sindicato Médico de Melilla.

“Seguro que INGESA volverá a responder con otra verdad a medias, no tenemos ninguna duda, pero deberá elevar el nivel intelectual de sus añagazas, para que alguien les pueda creer, ya que son datos fácilmente comprobables en una sociedad donde cualquier ciudadano tiene acceso a internet”, ha repasado el sindicato en su nota.

Además, el sindicato acusa a los gestores de Ingesa en Ceuta de estar desinformados hasta el “sonrojo” y le recuerdan las muchas reuniones mantenidas en Madrid con los servicios centrales y los gestores de la sanidad pública para exponer las muchas soluciones a los problemas que presenta la sanidad pública en Ceuta y Melilla que llevan en cartera los sindicatos. Pérez Padilla en cambio se ha negado a recibirles en las dos visitas que han realizado a Ceuta, sin ofrecerles ninguna explicación, según el sindicato.

Un comunicado que ahonda en el clima de desesperación del colectivo médico en Ceuta, abocado en muchos casos a marcharse de la ciudad, a pesar de querer quedarse por las decisiones que está adoptando la actual Dirección Territorial del Ingesa, según constató el Sindicato Médico de Melilla durante su visita, y niega credibilidad ante la opinión pública a esa Dirección a la que hace responsable del deterioro de la atención a los pacientes.