91 inmigrantes logran entrar en Ceuta a nado por el Tarajal en tropel


91 inmigrantes logran entrar en Ceuta a nado por el Tarajal en tropel

- Las fuerzas marroquíes han detenido a otro medio centenar aproximadamente

- El CETI rozará los 800 inquilinos, casi un 50 por ciento más de la capacidad máxima de la que dispone

- Cruz Roja ha prestado asistencia a 80 de ellos y 6 han sido trasladados al Hospital Universitario de Ceuta

Repunta la inmigración, como cada vez que llega septiembre y hay bolsas de subsaharianos deambulando por los montes entre Castillejos y Ceuta. Apuran sus últimas oportunidades antes de que el mal tiempo ponga cualquier intento más caro. Ayer, lunes, Cruz Roja atendió a 30. Este martes ha movilizado su personal directamente a la playa del Tarajal, donde un total de 91 inmigrantes han logrado alcanzar la playa, según ha confirmado el propio delegado del Gobierno, Francisco Antonio González.

La estrategia es la de siempre últimamente entrar en tropel por vía marítima. Desbordar a las fuerzas del orden marroquíes y españolas lanzándose todos los que pueden a la aventura y a la vez para hacer imposible el control y la represión de la tentativa. Las fuerzas marroquíes habrían conseguido abortar la llegada de otro medio centenar, según algunas informaciones. Se estima que intentaron su paso a Ceuta unos 350 seres humanos, según el delegado del Gobierno.

Cruz Roja ha tenido que atender a al menos 80 de ellos. Seis han sido traslados al Hospital Universitario de Ceuta.

Todo habría comenzado sobre las 5.30 horas de la madrugada. Cuando una masa importante de inmigrantes subsaharianos comenzaron a concentrarse frente a la frontera en el lado marroquí, según el relato hilado por González Pérez.

Las fuerzas del orden marroquíes hicieron en ese momento dos cosas: avisar a las españolas de que la cosa podría ponerse fea e intentar dispersar la concentración. Poco después comenzaron las primeras carreras, las primeras atenciones de Cruz Roja, los viajes en grupos de 15 y 20 personas a comisaría para tomarles la filiación y trasladarles después al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

El centro presenta sobreocupación, según los datos facilitados por Delegación del Gobierno, el lunes antes de la llegada de los 30 inmigrantes contaba con 664 residentes, a los que habría que sumar estos 121 nuevos para dejar la cifra en 785 internos sobre las 521 camas con las que cuenta el centro.

González re confirmó ayer que se han habilitado varias zonas comunes a modo de habitación y alguna nave que estaba sin uso, al tiempo que hizo un llamamiento a la calma, recordando que en otras ocasiones el centro ha soportado sobreocupaciones peores sin que pasara nada, llegando incluso a los 900 internos.

Los 91 inmigrantes llegados este martes, se suman a los 30 de ayer, lunes, 121, más otros supuestos 12 que habrían caído al agua y que sigue buscando Salvamento Marítimo, sobrepasan de forma holgada el centenar en dos días.

Hace ya semanas que la Guardia Civil lanzó la estimación de que en Marruecos habría medio millar de inmigrantes esperando su oportunidad para alcanzar territorio español. Este martes el propio González ha elevado esa estimación a 600, pero ha matizado que eso en la zona de Castillejos, si bien en la provincia de Tetuán y Tánger se pueden contar por miles y no por centenares, “infinitamente mayor”, la cifra, en palabras del delegado.

La saturación del CETI y la alusión a situaciones peores coinciden en fechas precisamente, los más de 900 se alcanzaron a raíz del salto masivo a la valla a mediados de la pasada década, también en septiembre. Tampoco parece casualidad que el mismo día Melilla y Ceuta tengan el mismo problema.

“Todo se produce en fechas muy determinadas, es cíclico, en la época de verano se intensifica el intento de entrada, en otoño e invierno se cierran las posibilidades por motivos obvios, hay temporales, vientos, el mar bate muchísimo. Independientemente de las actividades colectivas o individuales, las mafias están también agitando más la cuestión porque se les acaba el negocio”, ha recordado el delegado.

Sobre la constante lucha contra la inmigración ilegal y las mafias, Delegación realzó una vez más la imprescindible colaboración que prestan las fuerzas marroquíes e insistió en la idea de reforzar a medio o largo plazo el espigón que separa la playa del Tarajal de Marruecos. “En marea baja, no hace falta ni que nade, casi pueden pasar andando”, ha apuntado González Pérez.

No se piensa en reforzar las plantillas ni de la Guardia Civil ni de la Policía Nacional. “Son las que tenemos y con eso tenemos que defendernos”, ha asegurado el delegado.

Una afirmación que apenas una hora después fue criticada por el líder socialista que insistió en esa vía y no en otra como fórmula para resolver ese problema y la creciente inseguridad que vive la ciudad.