FRONTERA

Dos agentes de la Guardia Civil ayudan a una vecina de Beliones a dar a luz en la frontera de Benzú

Dos agentes de la Guardia Civil ayudan a una vecina de Beliones a dar a luz en la frontera de Benzú
La Guardia Civil asiste a un aparturienta en Benzú
La Guardia Civil asiste a un aparturienta en Benzú  

Dos agentes de la Guardia Civil, de servicio en el puesto de Benzú, tuvieron que ejercer anoche de matronas para asistir a una parturienta, vecina del pueblo próximo de Bellionech. Sobre las 2:15 horas de esta madrugada se personaron en el control fronterizo miembros de las Fuerzas Auxiliares Marroquíes acompañando a una mujer al borde del parto, obligando a improvisar un paritorio.

Ante la imposibilidad de trasladarse hasta el hospital marroquí más próximo, los componentes de la Guardia Civil dan aviso inmediato al 112 pero no lograría llegar a tiempo. Durante la espera, la mujer, que responde a las iniciales de F.Z.A., comenzó a tener fuertes contracciones y dilatación que indicaban el inminente alumbramiento del bebé, por lo que debieron improvisar un paritorio en las dependencias del puesto de la Benemerita.

“El proceso se produjo con tal inmediatez que los dos componentes de la Guardia Civil que se encontraban en el lugar, tuvieron que auxiliarla y asistirla  en la extracción del bebé”, relatan fuentes de la Benemérita. Cuando llegaron los servicios de emergencias el bebé estaba ya en brazos de su madre, ambos en perfecto estado de salud.

El paso fronterizo de Benzú, cerrado al paso de transeúntes y vehículos, sólo se habilita para los vecinos de Bellionech con contrato de trabajo en la ciudad autónoma y a los niños escolarizados en la ciudad autónoma.