'CASO GRAN VÍA'

Los arquitectos municipales cierran filas con su colega investigado, cuya defensa rechaza el peritaje judicial

Los arquitectos municipales cierran filas con su colega investigado, cuya defensa rechaza el peritaje judicial
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

Los arquitectos de la Consejería de Fomento de la Ciudad Autónoma (Javier Arnaiz, José Pedro Pedrajas, Rafael González y Raúl Ruiz) consideran que el proyecto de reforma de Gran Vía, Jaúdenes y Plaza África tramitado por la vía más expeditiva por el Gobierno de Vivas “se ajusta a la normativa vigente y a las características de un proyecto de obra ordinaria” y no de urbanización.

El Colegio de Arquitectos de Ceuta (COACE) pidió formalmente al Ejecutivo que lo sacase a exposición pública “dada su incidencia en un ámbito urbano de especial relevancia” y “para que se puedan presentar alegaciones al mismo”. Incluso Caballas, que denunció la tramitación ante la Justicia, propuso que se citase a uno de ellos, que parece haber cambiado de opinión, pero de momento no lo ha hecho, como a ningún político.

En este punto de la instrucción, los cuatro técnicos referidos han tomado la iniciativa en forma de un informe de cuatro páginas para el Juzgado con el fin de “aclarar diversos aspectos que se están poniendo en duda respecto a las actuaciones que se están llevando a cabo”. En siete puntos defienden que la obra “no contraviene el PGOU ni el Plan Especial de Reforma Interior ‘Gran Vía’ ni las Normas Urbanísticas vigentes” porque “no se produce alteración de alineaciones, rasantes, volúmenes, etcétera, de las parcelas edificables, no se generan nuevos solares ni se altera el uso del suelo”.

Las diligencias pretenden esclarecer la posible comisión de un delito contra la Ordenación del Territorio en conexión por prevaricación si se hubieran vulnerado a propósito y a sabiendas los procedimientos reglamentarios para acelerar la ejecución de las obras y poder tenerlas antes de las elecciones, como denunció Caballas.

colegio 400Hasta ahora solo una persona, el técnico Jesús Gentil, que avaló con su firma la tramitación exprés, ha declarado como investigado. Tras él lo ha hecho como testigo la jurídico de Fomento, Aurora Visiedo, y también se ha citado al arquitecto de Procesa responsable del proyecto, Ángel Moreno.

La defensa del primero se ha revuelto, apoyada en el escrito de sus compañeros, contra la petición de un peritaje externo acordada por el Juzgado a petición tanto de Caballas como de la Fiscalía. A su juicio, “si de lo que estamos hablando es de discrepancias técnicas quizás sea más recomendable oír previamente a todos los arquitectos municipales de la Consejería de Fomento para saber su opinión sobre el particular y el fundamento técnico de las mismas, ya que son los profesionales que vienen dedicándose a calificar la tipología de las obras que se llevan a cabo en Ceuta”, razona.

Que la opinión de un técnico municipal deba ser revisada por un perito judicial que casi con total seguridad nunca habrá realizado un informe como el que ha de peritar nos parece, como dijimos ‘ut supra’, inútil, impertinente e innecesario”, menosprecia la importancia del dictamen requerido a la colegiada Noelia Beltrán. “Supongamos”, plantea, “que el perito judicial llega al convencimiento, según su criterio, de que las obras que se están llevando a cabo en la Gran Vía deben ser calificadas como un Proyecto de Urbanización. ¿Eso va a suponer que Jesús Gentil ha prevaricado? ¿Por qué?”, se pregunta.

Sus abogados han vuelto a solicitar esta misma semana  que se “deje sin efecto” la pericial acordada, “máxime después de la contundente declaración testifical de Visiedo y el documento suscrito por cuatro arquitectos municipales de la Consejería que viene a suscribir la totalidad de los criterios y aspectos técnicos puestos de manifiesto por Gentil”.