ARMAS DE GUERRA

La Audiencia Nacional repite el juicio a dos conocidos delincuentes acusados de terrorismo

La Audiencia Nacional repite el juicio a dos conocidos delincuentes acusados de terrorismo
Operación antiterrorista en el Príncipe
Operación antiterrorista en el Príncipe  

A.C.B. Abdelatif e I.A. Mohamed, dos conocidos delincuentes de Ceuta apodados Stilike y Barbarroja, volverán a ser juzgados este martes en la Audiencia Nacional después de que se anulara por un fallo formal la condena a 17 años por liderar presuntamente un grupo de radicalización yihadista en Ceuta. Están acusados de integración en organización terrorista y depósito de armas de guerra por los que la Fiscalía pide 20 años de prisión.La Sala Segunda del Tribunal Supremo anuló la sentencia de la Sala de Apelación de la Audiencia Nacional, de 3 de diciembre de 2018, que confirmó sendas condenas de 17 años de cárcel. El alto tribunal declara la nulidad de actuaciones a partir del auto de la Sección Tercera de la Audiencia Nacional que estableció, sin la motivación exigible según el Supremo, la protección máxima al testigo de cargo del juicio, que declaró en la vista mediante videoconferencia, sin ser visualizado y con la voz distorsionada, manteniendo el anonimato de su identidad para las defensas. Ahora, una sección distinta a la que enjuició el caso retoma la causa, empezando por dictar un nuevo auto sobre la protección del testigo que cumpla con las exigencias de motivación de una medida de ese tipo.

Según el escrito de acusación, A.C.B. Abdelatif e I.A. Mohamed formaron parte desde 2011 hasta su detención en enero de 2017 de un "grupo permanente al que se limitaba la asistencia de terceros y que se reunía en la más estricta confidencialidad en la zona de Arcos Quebrados, en Ceuta, para tratar temas de yihad islámica".

Aprovechaban esos encuentros, señala la fiscal, para "llevar a cabo la radicalización en los postulados más extremistas del salafismo, exhibiendo vídeos y haciendo escuchar cánticos yihadistas, además de proferir consignas de exaltación de acciones terroristas suicidas cometidas por comandos armados" del Estado Islámico (DAESH o ISIS), "al objeto de incitar a los asistentes a la comisión de acciones similares".

Durante la investigación, a ambos acusados les fueron intervenidos un fusil de asalto, un cuchillo y dos machetes que guardaban en la cochera en la que se celebraban las reuniones y después trasladaron algunos miembros del grupo, por motivos de seguridad, a un descampado cercano.

Además, los investigadores incautaron a los acusados "imágenes de muertes y masacres de niños, audios de cánticos yihadistas, imágenes de líderes terroristas, un vídeo del enterramiento de una persona viva y un vídeo en árabe indicando que todas las personas se convertirán al Islam, pues aceptan el Islam o la espada", entre otros archivos.

Para la Fiscalía, los hechos relatados son constitutivos de un delito de integración en organización terrorista y otro de depósito de armas por los que pide 20 años de prisión para cada acusado, 10 años por cada delito. En caso de que el tribunal no aprecie prueba suficiente para condenar por integración en organización terrorista, el Ministerio Público plantea la alternativa de colaboración por el que solicita 8 años de cárcel y 9.000 euros de multa.

La Audiencia Nacional repite el juicio a dos conocidos delincuentes acusados de terrorismo