Se cae una grúa en la calle Real, destroza un edificio y obliga al desalojo de ocho personas

Se cae una grúa en la calle Real, destroza un edificio y obliga al desalojo de ocho personas
Imagen captada por una lectora de ceutaldia.com
Imagen captada por una lectora de ceutaldia.com  

 

-El edificio afectado corre peligro de derrumbe


 

Susto mayúsculo el que se ha llevado toda persona que se encontraba sobre las ocho y cuarto de la tarde en la calle Real, a la altura del Edificio Granada y la papelería Cervantes y de forma más importante los habitantes de la primera planta del edificio en el que la máquina de construcción ha irrumpido por la fachada y los feligreses de la cafetería que completa el bajo.

Desde entonces el tráfico en la calle Real está cortado, tal y como ha explicado el consejero de Gobernación personado en el lugar desde los primeros instantes. “Estábamos celebrando la Ejecutiva del Partido aquí al lado y ha sido el escolta del presidente el que inmediatamente nos ha avisado porque él estaba comprando en la farmacia”, ha explicado José Antonio Rodríguez.

“De milagro” no hay que lamentar heridos, a pesar de que las ambulancias fueron avisadas por si las moscas porque la escena, como se puede comprobar en la foto es dantesca.

Policía Local y Bomberos se han movilizado desde el minuto uno tras el accidente. Entre otras labores escoltarán a dos grúas que intentarán corregir la situación y quitar la máquina que mantiene cortada la calle Real. El tráfico ha sido desviado por la calle Teniente Arrabal y Duarte, tal y como ha explicado el Consejero de Gobernación a Ceutaldia.com.

Los técnicos municipales han dictaminado que “existe peligro de derrumbe” en el edificio en el que la grúa ha irrumpido y sus ocho ocupantes han sido desalojados. “Pasarán la noche en el Ulyses”, ha aclarado Rodríguez. Se trata de cuatro pisos en los que convivían varios soldados profesionales y familias. En total ocho personas. Los del bar pasarán la noche en sus casas. Antes de salir hacia el Ulyses, los Bomberos han acompañado a los vecinos para que recogieran algunos objetos y ropa, lo más básico.

Los agentes locales trabajan también en escolar a las dos grúas que se encargarán de levantar la pluma, trasladadas desde la zona portuaria y en facilitar los accesos a la zona quitando los coches estacionados.

El edificio será apuntalado antes de que las grúas actúen, dado el pelígro. Se cortará la luz y se prohíbe el acceso incluso a los edificios aledaños. La empresa de la grúa se ha personado también en el lugar. Para proceder a la operación se procederá también a cortar la luz. La operación se prevé que dure varias horas y que termine de madrugada.

La grúa caída es una máquina de micropilotaje de la promoción que se construye en la calle Real, junto al edificio Granada, en el solar que antiguamente ocupaba entre otros, el bar Nieto. Esa promoción comenzó ya con mal pie y polémica desde el inicio. El edificio 74 de la calle Real, el que tenía en sus bajos al bar Nieto ya fue noticia en su día, ya que el desalojo de ese negocio y el de algunos vecinos del mismo inmueble se precipitó al ser dañada su estructura mientras se derrumbaba el edificio aledaño.