ENCOMIENDA A TRAGSA

Carreira declara como investigado por la denuncia del Comité de Trace, ratificada por CCOO y UGT

Carreira declara como investigado por la denuncia del Comité de Trace, ratificada por CCOO y UGT
Carreira no ha hecho declaraciones a su llegada al Juzgado.
Carreira no ha hecho declaraciones a su llegada al Juzgado.  

El ex consejero de Medio Ambiente, Emilio Carreira, declara desde las 10.45 de este miércoles ante el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Ceuta en calidad de investigado por presuntos delitos de malversación y prevaricación por la encomienda de gestión que el verano pasado la Ciudad hizo a Tragsa para ejecutar trabajos de limpieza, encargo que según el Comité de Empresa de Trace derivó en que la sociedad pública terminó haciendo labores ya contratadas y, por lo tanto, pagándose por duplicado.

Tanto CCOO, a través de Juan Luis Aróstegui, como Francisco Lobato, en nombre de UGT, han ratificado la denuncia presentada el 17 de octubre, en la que también se señalaba a Vivas, aunque este no ha sido citado. Según ha explicado el comisionista a su llegada a los Juzgados, con independencia del alcance penal que pueda tener lo sucedido y de las decisiones que ahora adopte el juez y la Fiscalía "lo cierto es que es incuestionable que entonces Tragsa hacía las labores de Trace".

Preguntado por la posición de CSIF, que en principio secundó la denuncia pero cuya máxima responsable, Malika Al Lal, también vicesecretaria del PP, ha asegurado que no sabía nada y que se usurpó su identidad por parte de sus compañeros, Aróstegui ha ironizado con que "Ceuta a veces tiene rasgos de Macondo y esta vez s CSIF el que convive con su propio ridículo".

"Que la responsable de un sindicato diga varios meses después de la presentación de una denuncia pública y conocida que en el mismo hay personas que son delincuentes y usan su sello y su firma no deja de ser esperpéntico, acojonante, y solo puedo tomármelo en clave de humor", ha señalado a preguntas de los periodistas. Carreira ha advertido a su llegada a los Juzgados que no hará declaraciones públicas sobre un caso en el que entiende que el Gobierno hizo "bien" su trabajo velando "por el interés general".

La denuncia pone en tela de juicio penal no solo que Tragsa hiciese el trabajo de Trace sino la propia capacidad de la Ciudad Autónoma, eterno debate, para actuar con el rango institucional de una Comunidad para adoptar a la empresa estatal como medio propio, algo que en cualquier caso hizo meses después de la encomienda denunciada.

"Dudosa legalidad"

Según los sindicatos, "es obvio que la Ciudad Autónoma es una entidad local, un mero ayuntamiento, como el Tribunal Constitucional y el TSJA han dejado patentizado en innumerables ocasiones". Si así fuera "no puede adquirir capital social de Tragsa" y, por tanto, tenerla como medio propio. "Sin embargo, con la habitual gallardía que caracteriza a nuestro Ayuntamiento, en la Consejería consta expediente relativo a adquisición de una acción de Tragsa que por medios periodísticos se ha tenido conocimiento que tuvo lugar el 18 de septiembre sin que conste publicación en el BOCCE", añade la denuncia.

Antes, el 18 de julio, el Boletín dio cuenta de una encomienda con 1,5 millones de presupuesto para que Tragsa hiciese "actuaciones de adecentamiento de diversas zonas de la ciudad" durante seis meses, encargo ampliado este año con más dinero. "Realmente no se sabe por qué le da el Ayuntamiento 1,5 millones a la mercantil fuera de todo procedimiento de licitación dado que no es medio propio y mucho menos puede ser accionista de Tragsa", consideran los sindicatos, que "intuían" que haría "alguna supuesta actuación relativa a las competencias de la Consejería en cuanto a la protección del Medio Ambiente y conservación del Patrimonio Natural".

Sn embargo, como intentan demostrar en un amplio reportaje fotográfico, "parte de las actuaciones están destinadas a tareas relativas a limpieza pública viaria, para la que el ayuntamiento ya tiene concedido el contrato de gestión de limpieza pública viaria a Trace".

Así, "parece ser que en virtud de una encomienda de gestión de muy dudosa legalidad se están utilizando medios materiales y humanos para la realización de tareas que poco o nada tienen que ver, por lo que es obvio que habría que investigar estos hechos por si fuesen constitutivos de delito". Según los sindicatos "todos los trabajadores integrantes del Comité de Empresa de Trace" son "testigos" de que Tragsa hace o ha hecho "tareas de limpieza pública viaria".