DOS DÍAS DE LUTO

La comunidad universitaria ceutí muestra su dolor por la muerte de Manuel Tundidor

La comunidad universitaria ceutí muestra su dolor por la muerte de Manuel Tundidor
El Campus ha acogido, a las 13.00 horas, un minuto de silencio.
El Campus ha acogido, a las 13.00 horas, un minuto de silencio.  

La comunidad universitaria de Ceuta ha secundado este miércoles a última hora de la mañana el minuto de silencio convocado por la Facultad local de Ciencias de la Salud de la Universidad de Granada (UGR) para sumarse al dolor por el fallecimiento de Manuel Tundidor, el alumno gaditano que estudiaba cuarto de Enfermería en la ciudad autónoma y cuyo cadáver ha sido recuperado en Ecuador tras dársele por desaparecido el sábado en la cuenca del río Napo, donde fue arrastrado por la corriente cuando se bañaba.

La Facultad de Ciencias de la Salud ha declarado dos días de luto a partir de las 15.00 horas de este miércoles durante los que quedará suspendida toda su actividad académica, según han informado fuentes de su equipo decanal.

La decana de la Facultad, Milagrosa Olmedo, ha agradecido a todos los presentes su asistencia y las muestras de condolencias recibidas desde personas e instituciones como el Instituto de Gestión Sanitaria (INGESA) o la Presidencia de la Ciudad Autónoma. “Seremos fuertes y este será el año de Manuel y de todos los que están en Ecuador”, ha señalado Olmedo, que también ha destacado la colaboración y el apoyo recibido desde la Universidad de Chimborazo, a la que Tundidor había viajado hace dos semanas como beneficiario de una beca de movilidad, la Embajada de España en Quito, la UGR, el presidente de la Ciudad y la delegada del Gobierno en Ceuta”.

El consejero de Educación y Cultura del Ejecutivo autonómico, Javier Celaya, ha lamentado la “fatalidad” sufrida por el estudiante “a muy pocos meses de terminar su carrera”. La “intención” de la institución nazarí es que el resto de los estudiantes de la Facultad de la UGR (6) desplazados temporalmente a Ecuador “terminen sus prácticas” tal y como estaban programadas “también como gesto de agradecimiento a la forma como se han volcado las autoridades y la población de la zona con esta tragedia”.

Compañeros de Tundidor como Rocío Hernández se han congratulado porque “dentro de lo malo al menos haya podido recuperarse el cadáver” del alumno nacido en Trebujena y de 31 años de edad. “Le recordaremos cada vez que nos pongamos un uniforme con su sonrisa de siempre, con su música, su alegría y sus palabras de aliento para cualquiera que estuviera mal”, ha declarado a los medios.