DENUNCIA

Condenados a cocerse en la cárcel de Ceuta

Condenados a cocerse en la cárcel de Ceuta
Una de las galerías de la cárcel de Fuerte Mendizábal
Una de las galerías de la cárcel de Fuerte Mendizábal  

En el centro Penitenciario de Ceuta, los presos sueñan con el invierno. Las olas de calor que han atravesado España y Europa se han sufrido especialmente a la sombra, por paradójico que suene. Y sin derecho a un ventilador.

La familia de uno de los presos ingresados en Fuerte Mendizábal se ha puesto en contacto con Ceuta al Día para denunciar una situación que califican de “surrealista”. Prefieren mantenerse en el anonimato, “no vaya a ser que lo trasladen a Zaragoza”, previenen. Según su versión, a su familiar, preso preventivo, se le trasladó a Ceuta desde Málaga por reagrupamiento familiar, requisándosele al llegar el ventilador adquirido en el centro penitenciario malagueño sin que se le permita adquirir uno nuevo, por motivos de seguridad, explican fuentes de la familia que no entienden como las normas no son las mismas en todas las cárceles.

“Cuando les dicen que por qué no les ponen ventilador les dicen que no hace calor,”, explican, “pero los funcionarios se ponen aire acondicionado, eso quiere decir que calor hace”. Y no solo los ventiladores, otras armas contra el calor (o sus derivadas) también están prohibidas, por extraño que parezca: “Los enchufes de los mosquitos también se los quitan, si se hacen una mosquitera en el taller se la quitan”.

Según la normativa penitenciaria, las celdas y dormitorios colectivos de un centro penitenciario deben contar con el espacio, luz, “ventilación natural” y mobiliario suficientes para hacerlos habitables, así como de servicios higiénicos y la Administración velará para que “se cumplan los criterios generales de habitabilidad y comodidad”.

Precedente en Madrid IV

Un caso, el de derecho a un ventilador, del que hay precedentes. En un auto de 2012 (Auto 85/12, de 13 de enero), el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 3 analiza un caso muy similar al que denuncian en Ceuta, en el que un interno reclama que se le haga entrega de diversos objetos de su propiedad que han sido retenidos (ventilador, agujas de costura, CD, DVD, libros y revistas) por cuestiones de seguridad o por estar en el listado de bienes prohibidos.

Objetos que, como en el caso de Ceuta, se habían comprado en otro centro penitenciario, lo que a juicio del JVP número 3 de Madrid, debe tenerse en cuenta: “Si como dice el interno, adquirió el ventilador y las agujas de costura en el Centro Penitenciario "MADRID IV", donde debió comprobarse que tales objetos no representaban peligro alguno para el condenado, para los demás internos ni para los funcionarios, así como autorizarse su uso, no existen, en principio, razones de seguridad o de otro tipo por las que deba impedirse la entrega a su propietario”. Por todo ello, y siempre que no supusiesen un peligro para el reo o los funcionarios, el auto resolvía la devolución de las pertenencias, ventilador incluido.

Los ventiladores asequibles del Secretario de Estado

La doble condena que supone el verano en una cárcel–con el techo de chapa”, describen los familiares de un preso que se han puesto en contacto con Ceuta al Día- es una queja reiterada en las cárceles de Andalucía. En 2017, la senadora de Podemos María Isabel Mora planteaba al Gobierno en la Comisión de Interior de la Cámara Alta que contemplara dotar a los centros penitenciarios de Andalucía de aires acondicionados. Petición a la que el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, respondía recordando que estos centros "no son hoteles", además, añadía, en las prisiones se ponen a disposición de los internos ventiladores en los economatos a "un precio asequible".

No opinan lo mismo en la cárcel de Ceuta.