PARTÍCIPE A TÍTULO LUCRATIVO

Dragados, la presunta 'infanta' de Emvicesa en el caso de la reforma del Mercado de Hadu

Dragados, la presunta 'infanta' de Emvicesa en el caso de la reforma del Mercado de Hadu
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

Los Juzgados de Ceuta tienen en su punto de mira su propio presunto "partícipe a título lucrativo", la figura legal que el 'caso Nóos' hizo conocida para los oídos de toda España a costa de la infanta Cristina y que se refiere a quien concurre a un procedimiento penal no como responsable criminal del ilícito investigado sino en calidad de responsable civil directo por haber obtenido un beneficio o aprovechamiento del comportamiento punible atribuido a otro.

Se trata de Dragados. Las diligencias abiertas a instancias del Tribunal de Cuentas sobre un reconocimiento extrajudicial de créditos a favor de esa empresa aprobado por Emvicesa hace ocho años, caso orientado inicialmente por un presunto delito de cohecho, según consta en las diligencias, que de momento se ha reconducido a supuestos de prevaricación y malversación, prevé citar a la constructora como partícipe “a título lucrativo” en los hechos si al final se deduce de ellos alguna responsabilidad penal.

Hasta la fecha comparecido como investigados o testigos todos los miembros vivos del Consejo de Administración de Emvicesa que el 24 de junio de 2009 votaron a favor del reconocimiento extrajudicial o, previa delegación, respaldaron esa decisión: Francisco Márquez, Carolina Pérez, Juan Manuel Doncel y Guillermo Martínez. A aquella reunión acudieron también Santiago Vázquez, fallecido, y Mohamed Ali y Mohamed Haddu ‘Musa’, que se abstuvieron y han quedado fuera de las actuaciones.

También ha declarado, como testigo, quien a finales de la década pasada llevaba las riendas de la empresa adjudicataria en Ceuta. Según han confirmado a Ceutaldia.com dos fuentes distintas con conocimiento de las diligencias, ahora se prevé llamar a la empresa como supuesta "partícipe a título lucrativo", esto es, beneficiada por una supuesta actuación ilícita sin conocimiento de la misma.

El Consejo de Administración que presidía Márquez aprobó hace casi 8 años un reconocimiento extrajudicial de créditos a favor de Dragados por 410.441,35 euros tras haber, supuestamente, ejecutado obras en la planta baja del Mercado de Hadu “prescindiendo de los requisitos exigidos para su contratación”.

La empresa pública había adjudicado en 2008 obras en la tercera planta y la cubierta del inmueble y después endosó un modificado al proyecto para remodelar y climatizar también la planta baja, así como para rehabilitar la fachada, pero estas no se podían “incluir ni justificar” en la documentación.

La Sección de Fiscalización del Tribunal de Cuentas ha sostenido e impulsado la investigación de un presunto alcance contable en este caso pese a que la Sección de Enjuiciamiento del mismo órgano de control consideró que el reconocimiento, con informes que avalan la ejecución de las obras, no merecía ningún reproche.