Se espera a la autopsia para saber por qué el ahogado en el puerto este domingo no giró a la derecha

Se espera a la autopsia para saber por qué el ahogado en el puerto este domingo no giró a la derecha
El vehículo se precipitó al agua al salir del barco de Baleària
El vehículo se precipitó al agua al salir del barco de Baleària  

Era el segundo pasajero que desembarcaba en Ceuta este domingo y nada más descender la rampa para salir del barco su vehículo no giró a la derecha y siguió de frente sin frenar ni acelerar hasta caer al agua. Nada pudieron hacer por su vida los GEAS de la Guardia Civil.


Un hombre ha perdido la vida este domingo en la zona de embarques de vehículos del puerto de Ceuta al precipitarse con su vehículo, un Volkswagen Golf, al agua nada más salir del barco de Baleària, el primero de la mañana, el rápido, que desde este domingo es el Jaume III.

Los especialistas de de la Guardia Civil, los GEAS, aparecieron sólo entre 7 y 8 minutos más tarde de que el vehículo se sumergiera, y se tiraron al rescate de inmediato, según ha relatado el propio presidente de la Autoridad Portuaria, Pepe Torrado. Pero a pesar del corto tiempo transcurrido, ya lo sacaron cadáver y todo intento por reanimarlo fue en vano.

Se trataba del segundo pasajero que desembarcaba este domingo en Ceuta, un varón, de origen marroquí, pero nacionalizado español, residente en Barcelona y cuyo coche portaba matrícula de la ciudad condal de las antiguas, la B de Barcelona, 4 números y dos letras. 59 años de edad.

Al bajar la rampa del barco en lugar de girar a la derecha para enfilar hacia el control de la Guardia Civil y pasar bajo el puente de la pasarela de los embarques a pie de la Estación Marítima donde se suele realizar el control de documentación de la Policía Nacional y se acumulan los trabajadores de las navieras su coche salió de frente.

El agente de la Policía Portuaria destinado a controlar ese tráfico le realizó advertencias a gritos de que se dirigía hacia donde no debía, pero de nada sirvió. El conductor siguió su camino derecho a la lámina de agua del puerto, sin girar ni tampoco frenar o acelerar.

Las extrañas circunstancias hacen que ahora se espere a la autopsia y a las investigaciones que sobre el vehículo puedan realizar los especialistas judiciales para conocer qué es lo que realmente ocurrió en ese cortísimo lapso de tiempo en el que un hombre tomó o dejo de tomar decisiones que acabaron costándole la vida.