SEGURIDAD

La estadística lo deja claro: los MENA no son el problema, pero Ceuta lidera la delincuencia por autonomías

La estadística lo deja claro: los MENA no son el problema, pero Ceuta lidera la delincuencia por autonomías
Los nacionales delinquen casi lo mismo que los extranjeros./archivo
Los nacionales delinquen casi lo mismo que los extranjeros./archivo  

Una verja de 8,2 kilómetros separa dos mundos absolutamente desiguales en lo que a poder económico se refiere, unos índices de desigualdad dentro del pequeño territorio de 20 kilómetros cuadrados que son los mayores del país y de Europa, y unos índices de pobreza que son un auténtico muro para la cohesión social, igualmente en el top de todas las tablas regionializadas que se consulten, miren y encuentren. En tan poco espacio físico conviven familias con 200.000 euros de ingresos anuales (pocas) y las que sobreviven con más paro que oportunidades y 400 euros mensuales. Con esa caricatura taladrando de manera permanente el tejido social, los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística esta semana sobre condenas judiciales dibujan la consecuencia natural: Ceuta es líder en delincuencia sentenciada por cada mil habitantes, a la cabeza, junto a Melilla (un poco por detrás) si se compara con las 19 autonomías y la media nacional de condenados penales por cada 1.000 habitantes (algo así como el porcentaje para estas cosas).

El dato encaja con la sensación creciente de inseguridad entre la ciudadanía. Una sensación que seguramente haya ayudado más que cualquier otro factor a volcar los resultados electorales, de la mano de titulares sensacionalistas que han convertido robos con violencia leve en lo más importante del día de manera continuada, con especial ensañamiento en los menores extranjeros no acompañados, los famosos MENA. Pero ellos, a la vista de las estadísticas no parecen ser el problema. Y eso que también aquí, en las condenas penales a menores somos líderes nacionales por regiones por cada mil habitantes.

El 53 por ciento de los delitos condenados en menores entre 14 y 17 años los cometieron extranjeros, el 47 por ciento nacionales. Por personas, fueron condenados 82 menores nacionales por 81 extranjeros: 50,3 contra 49,7 por ciento.

Mientras la media nacional para menores entre 14 y 17 años de infracciones penales condenadas se situó en 2018 en 13 por cada mil habitantes en Ceuta se registraron 61,1, la siguiente autonomía en la tabla es Baleares con 28, para hacerse una idea. Nos quedamos cerca de quintuplicar la media nacional.

En lo que a adultos se refiere, la situación no es tan dramática, aunque también somos líderes. En Ceuta se dieron en 2018, según los datos del Instituto Nacional de Estadística 33,2 condenas por delitos penales de adultos, líderes absolutos por autonomías, nos sigue de cerca Melilla con 30,7. La media nacional se situó en 10,6. En Ceuta un poquito más del triple que la medias del país.

tabla delitos 2018 adultos

Tipos penales condenados

Pero si se rasca un poco esa estadística se desmonta el discurso y la alarma generalizada. Algunos apuntes: el tipo penal por el que más condenas se dictaron en 2018 fueron las falsedades documentales, más de 600 condenas por este delito en sus diferentes subclases. 618 condenas por falsedades documentales, de las que 611 lo fueron por falsificar documentos públicos. Hablamos aquí de adultos. A eso le siguen casi a la par otros dos tipos de delitos, los cometidos contra el patrimonio y el orden socioeconómico, 391 condenadas en total, de las que 181 fueron hurtos, 74 robos, 42 de esos robos lo fueron con violencia y otros 32 con fuerza. Sólo 8 vehículos robados, en Madrid en ese mismo periodo se dictaron 329 condenas por el robo de vehículos. El siguiente apartado con más condenas en la estadística son los delitos contra la seguridad colectiva. Y sorpresa, hay más delitos por atentar contra la seguridad vial, 210 condenas, que contra la salud pública (narcotráfico), 157 condenas. En la parte más violenta de la tabla, 7 condenas por homicidios, 3 sin apellidos, y 4 por homicidio con imprudencia. Ningún condenado por asesinato. Y 270 condenados por delitos de lesiones. 8.411 condenas por lesiones en Madrid en el mismo periodo, 31 veces más que en Ceuta.

tabla infracciones penales 2018 menores

¿Y esa especie de ejército, banda, de delincuentes que son para una parte importante de la sociedad los menores extranjeros?

163 menores condenados en el año 2018, todos por tipos penales, ninguna falta, que también aparece en la estadística. 141 son varones y 22 mujeres. Y he aquí la sorpresa, de las 269 condenas dictadas, 123 las recibieron menores españoles y 146 los extranjeros, casi ‘a pachas’ la delincuencia de menores nacional y extranjera en la ciudad. Los menores extranjeros delinquen más en número de delitos, pero no hay más delincuencia de menores extranjeros que españoles si lo miramos por personas condenadas. 82 de los 163 menores condenados son españoles y 81 extranjeros. Nuestros hijos delinquen tanto como los de extramuros.

Más aún, el conjunto de la sociedad percibe el asunto de los MENA y la inseguridad que le achacan como algo creciente en los últimos años, también la clase política con discursos que alertan de poco menos que una invasión, incluido el propio Vivas que tira de estadística para señalar que la llegada de estos niños extranjeros está desbordando la capacidad de acogida de la ciudad. Es así, en los últimos tiempos llegan a Ceuta más menores extranjeros, pero no delinquen más, al menos no de una forma notable, según la estadística judicial:

En 2018 se dictaron condenas contra 163 menores (141 varones y 22 mujeres), sólo 9 condenados más que un año antes, en 2017 se dictaron 154; en 2016 hubo 164 condenas a menores; en 2015 los menores condenados fueron 154; en 2014 bajaron a 132 condenados y en 2013 habían sido condenados 152 menores. Siempre con una proporción parecida a la de 2018 en cuanto al género de los condenados (aquí sí que es indiscutible el uso del genérico masculino).

Adultos por nacionalidad y sexo

En 2018, los adultos condenados por delitos penales en Ceuta fueron 1.708, un poquito más que en 2017, cuando se condenaron a 1.636 personas. En su mayoría fueron hombres, 1.381 varones por las 327 mujeres condenadas. Una proporción similar a la de un año antes: 1.347 varones condenados por las 289 condenas dictadas contra mujeres por delitos penales.

Y si en el caso de los delitos de menores la proporción entre nacionales y extranjeros está casi a la par, no sucede lo mismo en el caso de los adultos. Aquí sí parece notarse la condición de ciudad fronteriza con una de las mayores desigualdades económicas a uno y otro lado del paso. De ese total de 1.708 delincuentes condenados en 2018, 684 fueron españoles y el resto, 1.024 fueron extranjeros, casi el 60 por ciento de los condenados procedían de fuera del país.