SISTEMA "SOFISTICADO"

La Guardia Civil desmantela una banda que llevaba hachís de Ceuta a la cárcel de León

La Guardia Civil desmantela una banda que llevaba hachís de Ceuta a la cárcel de León
Imagen de la Guardia Civil.
Imagen de la Guardia Civil.  

La Guardia Civil ha detenido a diez personas en el marco de la 'Operación Naraya', desarrollada en las provincias de León, Ceuta, A Coruña, Asturias, Bizkaia, Cádiz, Cantabria, Córdoba, Guipuzcoa, Madrid, Ourense, Palencia, Tarragona, Valladolid y Zamora. Otras 24 personas están investigadas por su integración en una organización criminal dedicada a la introducción de hachís en el Centro Penitenciario de León (Mansilla de las Mulas).

La investigación comenzó "gracias a la estrecha colaboración" que la Benemérita se mantiene con la dirección y personal funcionario de la prisión leonesa, el pasado mes de septiembre, cuando se tuvo conocimiento de la llegada de varios paquetes dirigidos a internos "en los que se ocultaba el hachís".

Fruto de las labores de investigación, se pudo determinar como un interno de dicho centro, había sido capaz de constituir un complejo entramado criminal, dedicado a la adquisición, ocultación e introducción de hachís. Así, el líder de la organización se servía de reclusos y exreclusos para la adquisición e introducción de la droga en la citada prisión. Para ello, utilizaban un sofisticado método de ocultación en el interior de las suelas de zapatillas de deporte.

La operación fue explotada con motivo del envío de un paquete desde Ceuta conteniendo 6 zapatillas de deporte en las que se ocultaban 11 bellotas de hachís y un teléfono móvil. La investigación ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número 3 de Ponferrada.

Durante las dos fases en las que se divide la explotación, se han practicado 2 entradas y registros en las provincias de León y Ceuta, donde se han intervenido 293 teléfonos de alta gama en sus cajas precintadas (dispuestos para su reparto entre los componentes de la organización), 377,20 gramos de hachís, un teléfono móvil de muy pequeñas dimensiones, 47.000 Dirhams marroquíes y 90 euros en efectivo, así como abundante documentación relativa a los envíos postales.