"PELIGRO INMINENTE"

Cinco guardias reciben atención médica tras el heroico rescate de los migrantes que zozobraron ante Benzú

Cinco guardias reciben atención médica tras el heroico rescate de los migrantes que zozobraron ante Benzú
Imagen de archivo.
Imagen de archivo.  

Cinco guardias civiles de la Comandancia de Ceuta han tenido que ser trasladados este miércoles a un Centro de Salud de la ciudad autónoma para recibir asistencia sanitaria por traumatismos (3) y “dificultades respiratorias” (2) después de “arriesgar sus vidas” para sacar del mar a primera hora de la mañana a los 8 migrantes indocumentados, seis hombres y dos mujeres, que naufragaron al intentar alcanzar la costa de Benzú a bordo de una precaria embarcación neumática equipada con un motor averiado.

Según ha explicado la Benemérita en una nota a los medios, la patera fue detectada a las 8.00 horas por el operador de las cámaras térmicas del perímetro fronterizo, que detectó una embarcación “que a pesar de las adversas condiciones para la navegación existentes”, con alerta amarilla por fenómenos costeros y rachas de viento de cerca de 80 kilómetros por hora, partía hacia Ceuta desde la bahía de Beliones.

El Instituto Armado movilizó varias patrullas terrestres y a su Servicio Marítimo pero el fuerte oleaje reinante que rompía sobre las rocas en cuyas inmediaciones se encontraba la embarcación hizo que la misma zozobrara y los migrantes cayesen al mar.

Ante la imposibilidad de que la embarcación del Servicio Marítimo pudiera aproximarse “debido al escaso calado de la zona y a la gran cantidad de rompientes existentes”, los funcionarios intervinientes tuvieron que adentrarse en el mar para auxiliar y socorrer a los inmigrantes ante el “peligro inminente” que corrían sus vidas.

El teniente de servicio obvió el “grave riesgo que podía correr su vida” y se lanzó al mar para ayudar a uno de los inmigrantes al que la fuerza de las mareas “le impedía acercarse a la costa para ser auxiliado, faltándole las fuerzas para continuar su avance”. El mando y otros guardias pasaron “varios minutos” luchando contra la marea “siendo ocultados por el mar en varias ocasiones” pero “tras un gran esfuerzo” lograron sacar a tierra a la migrante.

La Comandancia ha alabado que los funcionarios de servicio “han primado en todo momento el auxilio de los inmigrantes en inminente peligro antes que su propia integridad física y personal”.

Una vez en tierra, los inmigrantes han sido sometidos al reconocimiento sanitario que la Cruz Roja efectúa a los recién llegados a la ciudad autónoma que, al no presentar ninguna sintomatología que exigiera una atención más precisa, han sido entregados al Cuerpo Nacional de Policía para la apertura de los expedientes sobre su situación administrativa en España como paso previo a su entrada en el CETI local.