REAL INSTITUTO ELCANO

Las “insólitas condiciones de segregación”, motor del radicalismo salafista en el Príncipe

Las “insólitas condiciones de segregación”, motor del radicalismo salafista en el Príncipe
Operación antiterrorista en el Príncipe
Operación antiterrorista en el Príncipe  

Tres de cada cuatro yihadistas con DNI español proceden de Ceuta y Melilla. Desde la ciudad autónoma salió el 44 por ciento de los salafistas yihadistas detenidos o muertos entre 2013 y 2017 según el último informe del Real Instituto Elcano. Son datos del último informe que señala claramente cuál es el motor de esta radicalización: “Tanto en Ceuta como Melilla hay barrios, especialmente el del Príncipe Alfonso en la primera de esas dos ciudades o la Cañada de Hidum en la segunda,  cuyas insólitas condiciones de segregación espacial y marginalidad social han propiciado la penetración, a lo largo de las últimas dos o tres décadas, de corrientes fundamentalistas del credo islámico entre la población de origen casi exclusivamente marroquí que vive en esos distritos, incluyendo el salafismo en general y el salafismo yihadista en particular”.

En ambas ciudades tenían presencia cuatro de las seis redes yihadistas transfronterizas que, entre enero de 2013 y diciembre de 2017, fueron objeto de ocho de las 11 operaciones antiterroristas desarrolladas conjuntamente entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) españoles y sus equivalentes en Marruecos. Melilla estuvo afectada por tres de aquellas redes y Ceuta por dos de ellas, aunque uno de los entramados contaba con elementos en ambas a la vez.

Datos que sirven al Real Instituto Elcano para sacar una preocupante conclusión: El yihadismo global ha dejado de ser, en España, un fenómeno fundamentalmente relacionado con extranjeros. El componente foráneo lo configuran básicamente individuos nacidos en Marruecos y procede en particular de la región del Rif, zona de influencias para las dos ciudades autónomas, lo que en parte explica la radicalización. Por el contrario, el componente autóctono procede principalmente de individuos nacidos en las ciudades de Ceuta y Melilla, así como en Cataluña. “Sin embargo, hablar actualmente de yihadistas en España es hacerlo sobre todo de marroquíes y de segundas generaciones, un tercio de los cuales tiene la nacionalidad marroquí. Siete de cada diez yihadistas detenidos o muertos en nuestro país entre 2013 y 2017 eran, en suma, de origen marroquí”.

Las “insólitas condiciones de segregación”, motor del radicalismo salafista en el Príncipe