POLICÍA NACIONAL

Interceptan en el Puerto una furgoneta tuneada para llevar marroquíes indocumentados a Madrid

Interceptan en el Puerto una furgoneta tuneada para llevar marroquíes indocumentados a Madrid
Imagen cedida por la Policía Nacional.
Imagen cedida por la Policía Nacional.  

El 'modus operandi' de la red “era sencillo y efectivo”: enseñaban la parte posterior del vehículo a los agentes que hacen el control documental para que, cuando finalizaban y tenían que dirigirse a la parte delantera, los inmigrantes "cruzasen por la portezuela, quedando en todo momento fuera de la vista de los policías”.


La Policía Nacional ha dado por “desarticulada” con la detención y puesta a disposición judicial de un español y un marroquí, ambos residentes en Madrid, una red que se dedicaba a introducir irregularmente en la península a través de Ceuta a ciudadanos del Reino alauita que viajaban ocultos en una furgoneta adaptada especialmente para que los migrantes pudiesen cruzar del habitáculo para mercancías a los asientos delanteros y viceversa en función de qué parte del vehículo estuviesen revisando los agentes destinados en los puestos de control de automóviles.

Según ha explicado este lunes la Jefatura Superior en un comunicado a los medios, la investigación abierta para intentar desmantelar la trama, que llevaba a los indocumentados hasta la capital de España, dio fruto en los controles de documentación para el embarque en el último buque del día, que parte desde la ciudad autónoma a las 23.30 horas.

furgoneta adaptada verticalEn ese punto los agentes de la Policía Nacional analizan tanto los pasaportes de los pasajeros como el interior de los vehículos en los que circulan. Al pasar revista a la furgoneta en cuestión registraron tanto su parte posterior, dedicada a la carga de mercancía, en la que “no encontraron nada sospechoso”, como la delantera.

En ese momento se percataron de que en el panel de separación entre ambos lados “había una puerta disimulada que se acababa de cerrar de golpe”. En ese momento volvieron a revisar rápidamente la parte trasera de la furgoneta, donde encontraron a tres inmigrantes marroquíes “que momentos antes no estaban, por lo que dedujeron que habían pasado de un lado a otro”.

La Jefatura considera que el 'modus operandi' de la red “era sencillo y efectivo” y que “consistía en enseñar la parte posterior de la furgoneta a los agentes que hacen el control documental para que, cuando finalizaban y tenían que dirigirse a la parte delantera, los inmigrantes cruzasen por la portezuela, quedando en todo momento fuera de la vista de los policías”.

El conductor de la furgoneta y quien viajaba como acompañante están acusados de un presunto delito de tráfico ilegal e inmigración clandestina y a los tres indocumentados se les ha aplicado la Ley de Extranjería. El vehículo ha quedado intervenido en dependencias del Puerto de Ceuta.