PUNTA BLANCA

Los internamientos de menores por conductas delictivas cayeron el año pasado al mínimo desde 2009

Los internamientos de menores por conductas delictivas cayeron el año pasado al mínimo desde 2009
Imagen del Centro de Internamiento de Punta Blanca.
Imagen del Centro de Internamiento de Punta Blanca.  

La psicosis sociopolítica sobre el clima de inseguridad que generan los menores, sobre todo los migrantes, en la ciudad no se compadece con la realidad de los datos. En Ceuta se contabilizó el año pasado un total de 61 medidas de internamiento dictadas por Juzgados de Menores sobre 55 jóvenes con entre 14 y 18 años de edad, el número más bajo de la última década, según los datos de la memoria anual del Centro de Reforma 'Punta Blanca' que gestiona la Ciudad Autónoma con un total de 24 plazas.

En 2012 y 2013, los ejercicios con más actividad judicial en este ámbito, se ordenaron 80 y 84 internamientos, respectivamente, de acuerdo con las estadísticas oficiales de la Administración regional a las que ha tenido acceso Ceutaldia.com.

El 90% de los internados fueron varones y el 9,8% restante, chicas. Las edades en las que se concentran las medidas judiciales son los 16 (21) y los 17 (27) años. Los delitos o faltas cometidos por los internados fueron en su mayoría robos en distintas modalidades (23, un 37,7% del total), incumplimientos de libertad vigilada (16, el 26,2%), lesiones (11,4%) y atentado (8,1%).

En función de la nacionalidad de los menores afectados, las medidas se reparten casi a partes iguales entre jóvenes españoles (28) y foráneos (33) pese a que el número de menores extranjeros no acompañados (MENA) acogido en la ciudad aumentó desde mediados de 2018 hasta un 440% con respecto al ejercicio anterior.

Los delitos cometidos por los niños migrantes no muestran diferencias con respecto al total: en su mayoría robos (11, el 37%), lesiones (6, 20,6%) e incumplimientos de libertad vigilada (5, 17,2%).

Un 39,3% de las medidas adoptadas lo fueron de internamiento en régimen cerrado (24), situación en la que los menores están obligados a residir en el centro y a desarrollar en su interior todas las actividades formativas, educativas, laborales y de ocio.

El resto (37) fueron internamientos en régimen semiabierto, cuando los menores pueden realizar “alguna” actividad fuera de forma “condicionada a su evolución y al cumplimiento de los objetivos previstos”. En 2018 no se impuso en Ceuta ninguna medida en régimen abierto o de reclusión de fin de semana.

Únicamente cuatro menores internados fueron objeto de más de una medida de internamiento (dos fueron sometidos a dos y otros tantos, a tres cada uno). A lo largo de todo el ejercicio hubo dos quebrantamientos de medidas, pero ninguna fuga.

medidas internamiento punta blancainternamiento sexo edad 2018internamientos nacionalidad