TRIBUNALES

Exigen corregir "errores de forma" en la querella contra los 602 migrantes antes de ver su fondo

Exigen corregir "errores de forma" en la querella contra los 602 migrantes antes de ver su fondo
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

El titular del Juzgado de Instrucción número de 5, que estaba de guardia el pasado jueves, cuando 602 migrantes consiguieron acceder a Ceuta en grupo a través del perímetro fronterizo a través de su doble valla con una violencia sin precedentes, según la versión oficial, no ha analizado todavía el fondo de la querella presentada contra los indocumentados por una abogada del Colegio de Málaga al haber detectado varios "errores de forma" que ha instado a corregir en un plazo de cinco días, según han explicado fuentes del Tribunal Suprior de Justicia de Andalucía (TSJA) a Ceutaldia.com.

La letrada solicita ejercer la acusación particular en una causa contra “los autores materiales del asalto a la valla fronteriza” por los delitos de atentado, lesiones y desórdenes públicos con agravante de “banda organizada”. Señala a “las oenegés que defienden la inmigración ilegal” para asumir una hipotética responsabilidad civil subsidiaria o el pago de indemnizaciones.

"Que se acuse a todos ellos", reclama para los migrantes, "de banda organizada y desórdenes públicos por haber actuado alevosamente y de común acuerdo con exhaustivos preparativos para infligir el máximo daño posible aprovechando la dificultad para defenderse de nuestros guardias".

En su denuncia (en nombre de “quienes estamos legitimados para ello, la ciudadanía española”) ensalza a los guardias que intentaron repeler “un ataque masivo de enorme violencia sin más instrumentos que los cicateramente determinados por el Estado, sus propios cuerpos como escudo y su valor y su honor como principal divisa” y pide que contra los migrantes “más violentos” se dicte prisión incondicional y sin fianza.

Según la abogada, "llas imágenes de los presuntos delincuentes gritando alegremente tras hacer perpetrado un gran número de delitos, esa impunidad y esa falta de la obligación de perseguir los delitos y detener a los culpables ha generado una gravísima alarma social en la población y una sensación de total indefensión pero sobre todo la sensación de riesgo de la fractura del Estado de Derecho y de la falta de aplicación de las leyes".

Su afán es, dice, "que se cumpla rigurosamente la ley", pues "la alarma social grave, generada ante la violencia del asalto y las imágenes de guardias heridos o quemados con cal viva, ha provocado una indignación sin precedentes, sentimiento que compartimos quienes formulamos esta denuncia y que esperamos ver reflejado en la incoación de unas Diligencias Previas y una minuciosa instrucción con la relevante participación del Ministerio Fiscal".

"Que se acuse a todos ellos", pide, "de banda organizada y desórdenes públicos por haber actuado alevosamente y de común acuerdo con exhaustivos preparativos para infligir el máximo daño posible aprovechando la dificultad para defenderse de nuestros guardias".

El salto se saldó por parte de Cruz Roja con 22 guardias civiles y 132 migrantes asistidos sanitariamente. Veinte indocumentados y diez agentes fueron trasladados al Hospital, donde únicamente 5 extranjeros tuvieron que ser ingresados. Ninguno de los agentes de la Benemérita solicitó la baja médica.

El Juzgado recibió el martes el atestado de la Guardia Civil sobre el suceso con las identidades de 18 agentes heridos y las de los 602 migrantes, así como la advertenca de que se están revisando las grabaciones de las cámaras de seguridad para intentar identificar a los que arrojaron cal viva a los agentes y se movieron con especial "virulencia".