FIN DE LA INSTRUCCIÓN

La juez procesa a un ex profesor del Colegio San Agustín por 6 delitos de índole sexual con menores

La juez procesa a un ex profesor del Colegio San Agustín por 6 delitos de índole sexual con menores
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

La Justicia tarda. La titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta ha dictado auto de preparación de juicio oral contra un ex profesor del Colegio San Agustín cuya identidad responde a las iniciales A.D.B. que fue detenido hace ya casi dos años y medio tras la denuncia de la familia de uno de sus alumnos ante la Benemérita. La instructora no va a esperar ni a que, presencialmente, se ratifique un perito, acto que estaba previsto para el pasado 10 de febrero por videoconferencia y que se suspendió por problemas técnicos.

Las diligencias previas se cierran con seis presuntos delitos sobre la mesa atribuidos al ex docente: tenencia (y elaboración) de pornografía infantil, corrupción de menores, abuso y agresión sexual a menores de 16 años, inducción a la prostitución de menores y 'sexting', consistente en  “el envío de mensajes o fotografías por el embaucado o engañado por su inexperiencia sexual como menor”.

El Código Penal contempla para la suma de esa media docena, grosso modo, penas de cárcel de entre casi 7 y 22 años. Además, el centro educativo es considerado en la resolución indiciariamente responsable civil ‘ex delicto’ para garantizar, en su caso, la reparación de los daños que acompañasen a la comisión de los delitos si se diesen por probados.

A expensas todavía de posibles recursos de reforma o apelación, la magistrada instructora da casi por finalizada su tarea, ordena avanzar por los trámites del procedimiento abreviado y concede diez días al Ministerio Fiscal y a las acusaciones para calificar, pedir el sobreseimiento de la causa o, excepcionalmente, solicitar la práctica de actuaciones complementarias.

Se le acusa de “promover activamente el desarrollo precoz y tendencial de la vida sexual” de jóvenes y de “realizar actos concretos de abuso sexual con menores”, siendo el eventual consentimiento de estos “irrelevante jurídicamente”

Desde su punto de vista, a la luz de las investigaciones realizadas resulta indiciariamente constatado que el investigado contactó con alumnos menores de edad tanto presencialmente como por teléfono o por Internet para pedirles fotos de ellos desnudos (“parte de ellas en actitud sicalíptica [erótica]”), imágenes que “fue acumulando para su personal uso”.

También se le acusa de “promover activamente el desarrollo precoz y tendencial de la vida sexual” de jóvenes “dando incluso indicaciones que exceden notoriamente de su condición de profesor” y de “realizar actos concretos de abuso sexual con menores”, siendo el eventual consentimiento de estos “irrelevante jurídicamente”. Igualmente habría solicitado y obtenido “actos sexuales reales y/o virtuales mediante contraprestación, bien en metálico, bien en especie (con “regalos costosos de diversa índole”), como refleja “la amplia y completa actividad instructora desplegada por la Guardia Civil” y el propio Juzgado.

El auto recoge que “el autor de parte de las fotos y grabaciones a los menores de edad intervenidas, de índole sexual o pornográfico, fue el propio investigado”; y que “se desprenden indicios racionales de comisión de un posible delito de 'sexting”, tal y como propuso la Fiscalía, que hace algo más de un año recurrió el primer auto de procedimiento abreviado para sumarle dos delitos más (también el de elaboración de pornografía infantil) en tanto en cuanto “el investigado contactó con menores de dieciséis años a fin de embaucarlos para que le mostraran imágenes pornográficas en que aparecieran y de las que fue haciendo acopio para su uso particular”.

"Lazos afectivos para obtener satisfacción sexual"

“Concretamente”, resume la resolución judicial, “concurren indicios de que el investigado estableció lazos afectivos con menores de modo deliberado para obtener satisfacción sexual mediante el envío de imágenes eróticas o pornográficas de los mismos y, a su vez, solicitando éstas expresamente o pudiendo, indiciariamente, emplear tal solicitud como medio y preparación a posibles encuentros sexuales a los que llamaba 'masajes”.

Habría solicitado y obtenido “actos sexuales reales y/o virtuales mediante contraprestación, bien en metálico, bien en especie con “regalos costosos de diversa índole”

Entre las pruebas recopiladas y analizadas están fotografías de las víctimas halladas en los dispositivos electrónicos incautados en el registro del domicilio del procesado, conversaciones de WhatsApp con las víctimas halladas en su teléfono móvil, las declaraciones recopiladas (aunque parte de las víctimas “presentan graves problemas de credibilidad por cuanto el investigado ha actuado respecto de las mismas en actitud de seducción, prevaliéndose de la superioridad dimanante de su condición de docente”) y el resto de diligencias practicadas.

La juez procesa a un ex profesor del Colegio San Agustín por 6 delitos de índole sexual con menores