INMIGRACIÓN

Otra noche en alerta en la frontera del Tarajal

Otra noche en alerta en la frontera del Tarajal
La frontera ha estado buena parte de la noche cerrada a cal y canto para evitar el acercamiento de los migrantes subsaharianos. Foto: Lucía Muñoz Lucena‏ @luciamunozluc
La frontera ha estado buena parte de la noche cerrada a cal y canto para evitar el acercamiento de los migrantes subsaharianos. Foto: Lucía Muñoz Lucena‏ @luciamunozluc  

La frontera del Tarajal ha vivido otra noche de tensión con el séptimo intento de entrada masiva de migrantes desde el 7 de agosto, cuando un grupo de 187 subsaharianos lograr cruzar el paso fronterizo a la carrera. Esta noche, pasada la una de la madrugada, un grupo de alrededor de 200 migrantes se acercaba al paso del Tarajal poniendo en alerta a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado desplegadas en la frontera.

El grupo no ha llegado a acanzar al lado español, donde esperaban desplegados unidades de la UIP de la Policía Nacional sin que hayan llegado a tratar el pase, siendo finalmente dispersados por las fuerzas marroquíes. La frontera entre Ceuta y Marruecos ha estado cerrada durante al menos una hora y ha operado el resto de la noche con tan solo un carril de entrada y salida.

Es el séptimo intento de entrada masiva, bien saltando la valla por las zonas más accesibles como Finca Berrocal o Sidi Ibrahim, en apenas ocho días desde que el lunes 7 de agosto un grupo de 187 migrantes subsaharianos lograra cruzar a la carrera la frontera deltarajal ante la impotencia de los agentes de la Policía Nacional que trataron de detener la avcalancha a porrazos y patadas, resultando herido unbo de los agentes con fractura de tibia y peroné.

Es la séptima intenta de entrada masiva, bien saltando la valla por las zonas más accesibles como Finca Berrocal o Sidi Ibrahim, bien a la carrera por el paso para vehículos, en apenas ocho días, desde que el lunes 7 de agosto un grupo de 187 migrantes subsaharianos lograra cruzar a la carrera la frontera del Tarajal ante la impotencia de los agentes de la Policía Nacional que trataron de detener la avalancha a porrazos y patadas, resultando herido uno de los agentes con fractura de tibia y peroné. Todos los intentos, salvo el primero registrado el 7 de octubre, han sido en vano.

La frontera del Tarajal sigue cerrada al tráfico habitual de mercancías y porteadores y solo se permite el paso de viajeros para concentrar todos los esfuerzos policiales en la vigilancia del paso fronterizo y de los 9 kilómetros del vallado del perímetro. Según cálculos de la Guardia Civil en torno a un millar de subsaharianos esperan su oportunidad en territorio marroquí, la mayoría ocultos en los bosques cercanos a la frontera con Ceuta.