1,3 TONELADAS INTERVENIDAS

La Policía da por desmantelada una red de tráfico de hachís "a gran escala" con 17 detenidos y 10 fugados

La Policía da por desmantelada una red de tráfico de hachís "a gran escala" con 17 detenidos y 10 fugados
Imagen cedida por la Policía Nacional.
Imagen cedida por la Policía Nacional.  

La Jefatura Superior de la Policía Nacional de Ceuta ha dado este miércoles por “desarticulada” una organización criminal dedicada al tráfico de drogas “a gran escala” entre la ciudad autónoma y la Península. La investigación, que comenzó en enero del año pasado a ambos lados del Estrecho de Gibraltar, ya ha permitido el arresto de 17 de los integrantes de la red criminal (otros 10 se encuentran “en busca y captura”, supuestamente fugadas a Marruecos) y la incautación de 1,3 toneladas de hachís.

Según ha explicado la Jefatura en un comunicado a los medios, las primeras pesquisas se centraron en la localización de los lugares utilizados para el almacenamiento del hachís, cuyo destino final era la Península, y llevaron a una vivienda de la barriada del Príncipe Alfonso que registraba “un intenso movimiento tanto de entrada y salida de personas como de vehículos”.

Los investigadores constataron que la organización trasladaba diariamente “importantes cantidades de hachís procedente de Marruecos” que llegaba a Ceuta en vehículos con dobles fondos y era ocultado en un garaje de la avenida de África. Posteriormente se llevaba a una vivienda de Casas Nuevas y al final a una nave de los polígonos del Tarajal, todo ello “en un vehículo en el que la droga se cargaba disimulada como otras mercancías para evitar el control policial”.

Una vez en esa nave, el hachís se introducía en un camión dotado con un doble fondo que embarcaba hacia Algeciras “cada dos meses aproximadamente”.

La primera fase del estallido de la operación incluyó, en noviembre, la entrada y registro del garaje y la vivienda que servían como primeros puntos de almacenaje de la sustancia estupefaciente en Ceuta, en los que los agentes se incautaron, respectivamente, de 91 kilogramos y de 48 sacos con 1,1 toneladas de hachís, y detuvieron a cinco personas “sorprendidas cuando envasaban la droga al vacío y la mezclaban con jabón para evitar que fuera detectada por las unidades caninas”.

Las indagaciones de los agentes de Ceuta y la Comisaría de Torremolinos apoyados por los Servicios Centrales permitieron localizar posteriormente en Marbella una vivienda utilizada por la red criminal “como almacén de la droga a su llegada a la Península”. Allí los funcionarios intervinieron un arma aparentemente de fogueo y 2,3 kilogramos de hachís y detuvieron a otros dos integrantes de la red.