A 2.000 EUROS EL VIAJE

La Policía desarticula una banda de argelinos dedicada al pase de inmigrantes pero huye el jefe, un español

La Policía desarticula una banda de argelinos dedicada al pase de inmigrantes pero huye el jefe, un español
Concentración de protesta de cerca de un centenar de inmigrantes argelinos por las extorsiones y amenazas que sufren de las mafias..
Concentración de protesta de cerca de un centenar de inmigrantes argelinos por las extorsiones y amenazas que sufren de las mafias..  

La Policía Nacional ha detenido a tres individuos de nacionalidad argelina dedicados al paso clandestino de inmigrantes en embarcaciones rápidas. El cuarto implicado es la red es de nacionalidad española y sería el máximo responsable y actuaría como piloto de las embarcaciones. Los agentes han tenido conocimiento que en este momento ha huido y se encuentra en Marruecos.

Fruto de la investigación localizaron e identificaron a quince argelinos en la zona del Puente del Cristo en las Murallas Reales. “Estas personas, que parecía que estaban allí escondidas, manifestaron a los agentes que se encontraban pescando, pero en realidad la intervención policial frustró su embarque”, explican fuentes de la Policía en un comunicado. Como pudieron averiguar los agentes, les habían cobrado dos mil euros a cada uno a cambio de conducirlos hasta la península en una embarcación de recreo y eran captados por otros inmigrantes de su misma nacionalidad en la avenida Don Juan de Borbón. Entre los cuatro autores de los hechos también se encontraba un español.

“Estos individuos causaban gran temor entre los otros residentes del CETI y fue preciso organizar múltiples dispositivos de vigilancias para detenerlos. Como manejaban mucho dinero, se hospedaban cada noche en distintas pensiones o alquilaban habitaciones en domicilios particulares. Finalmente, se les localizó en la barriada Juan Carlos I y se les detuvo como presuntos autores de los delitos de tráfico ilegal e inmigración clandestina y el posterior engaño a sus compatriotas a los que no devolvieron su dinero”, relata la Policía,  “la función de los detenidos era ganarse la confianza de inmigrantes del CETI de su misma nacionalidad que estuvieran dispuestos a pagar los dos mil euros. Les cobraban el dinero y, luego, los conducían hasta el punto de embarque”