FUEGO

La Ciudad rebaja al mínimo el nivel de alerta por el incendio forestal de García Aldave

La Ciudad rebaja al mínimo el nivel de alerta por el incendio forestal de García Aldave
Los bomberos han tomado a las 22.30 horas de nuevo el timón del combate del incendio.
Los bomberos han tomado a las 22.30 horas de nuevo el timón del combate del incendio.  

El Gobierno de Ceuta ha rebajado este lunes al anochecer de 2 a 1 el nivel de alerta ligado al incendio forestal con causa no determinada que se declaró a las 2.30 horas de la madrugada y que durante toda la jornada ha calcinado alrededor de 50 hectáreas de la mayor zona verde de la ciudad, la montaña de García Aldave, en un área considerada Lugar de Interés Comunitario y Zona de Especial Protección para las Aves (LIC-ZEPA) que linda con la costa norte que da al Estrecho de Gibraltar.

Los bomberos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) de la ciudad han vuelto a tomar a las 22.30 horas las riendas del combate de las llamas sobre el terreno, donde el fuego se dio por definitivamente “controlado” a última hora de la mañana pese al fuerte y cambiante viento reinante, pero no por extinguido, algo que ya no se prevé poder hacer hasta este martes. A las 9.30 tendrá lugar la primera reunión de evaluación de la situación de la jornada.

En el control del avance del fuego han participado los 47 bomberos disponibles (ya estuviesen de servicio, de libranza o de vacaciones) y un contingente con 58 soldados y 20 vehículos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que llegó poco antes de mediodía a Ceuta procedente de la base de Morón de la Frontera (Sevilla).

A esas unidades terrestres se sumó un hidroavión del Ministerio de Agricultura que no pudo ayudar debido a las turbulencias meteorológicas y tres helicópteros, uno del Gobierno de España, otro de la Junta de Andalucía y uno más de la UME que ha permanecido activo hasta el ocaso tras regresar los otros dos a la Península para atender otros incendios.

Fuentes del Gobierno de la Ciudad han cifrado en “más de 200.000 litros de agua” los utilizados para sofocar las llamas, contra las que también se han movilizado nueve vehículos con carga de agua y siete para el transporte de personal, así como funcionarios de todos los Cuerpos de Seguridad, medios de la Comandancia General militar, voluntarios de la Cruz Roja y personal de Protección Civil.

El presidente de la Ciudad Autónoma, Juan Vivas, se ha mostrado especialmente satisfecho por el nivel de “colaboración” entre Administraciones exhibido y ha tenido palabras de elogio y agradecimiento tanto para el Gobierno central como para el de la Junta de Andalucía, cuyo presidente brindó por teléfono su “apoyo incondicional” a su homólogo ceutí.

El incendio ha obligado a desalojar durante diez horas el Centro de Reforma de Menores de Punta Blanca, en el que cumplen medidas de internamiento once varones y tres chicas, así como una veintena de viviendas unifamiliares y un albergue canino. El fuego no ha causado, no obstante, daños personales ni materiales más allá de los medioambientales, que serán evaluados “durante los próximos días”.

La superficie arrasada esta vez sitúa el incendio más grave de lo que va de año entre los más grandes del último cuarto de siglo. En julio del año pasado otro fuego calcinó “entre 60 y 64 hectáreas” de la vertiente sur de García Aldave en una ciudad con apenas 19 kilómetros de superficie. En 1993 se quemaron más de cien hectáreas en la vertiente de Calamocarro y la misma suerte corrieron, en julio de 2014, cincuenta de la misma área, en cuya parte superior se perdieron en octubre de 2015 otras 35 hectáreas en un fuego desatado por unos ejercicios militares de tiro.