EN EL CENTRO DE SALUD DEL TARAJAL

El Sindicato Médico afea al INGESA su falta de apoyo a los profesionales sanitarios tras la última agresión


El Sindicato Médico afea al INGESA su falta de apoyo a los profesionales sanitarios tras la última agresión

Reclama que se aplique "de forma efectiva" el artículo 550 del Código Penal que establece que 'se considerarán actos de atentado los cometidos contra los funcionarios docentes o sanitarios que se hallen en el ejercicio de las funciones propias de su cargo" como los insultos y amenazas sufridos por un facultativo en el Tarajal el vernes.

La Comisión Permanente del Sindicato Médico de Ceuta ha manifestado este jueves en un comunicado su "máxima repulsa y condena" tras la última agresión a un facultativo del Centro de Salud del Tarajal, acontecida el viernes de la semana pasada, y ha lamentado que "si no se toman medidas urgentes, la Sanidad se resentirá gravemente".

El suceso incluyó "insultos y desprecios hacia el facultativo y su familia" y "amenazas de muerte por no doblegarse ante las consabidas exigencias de prescripción de psicótropos".Además, la víctima ha tenido que sufrir "un nuevo calvario para interponer la denuncia correspondiente junto a la sensación de desamparo por parte de nuestros responsables sanitarios".

El Sindicato Médico ha criticado que tras esperar una hora tuvo que posponer la presentación de la denuncia al día siguiente y que el responsable de Primaria "no le aportó ninguna solución salvo que fuese a comisaria a poner la denuncia". "La abogada del Ingesa de vacaciones, personal que no se cubre, por lo que no puede ir acompañada de letrado", ha apostillado.

Los ministros de Interior y Sanidad presentaron en julio la Instrucción 3/2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad del Estado sobre medidas policiales a adoptar frente a agresiones a profesionales de la salud, que incluye medidas preventivas, asistenciales, investigativas, formativas e informativas, con el objetivo de combatir este fenómeno y generar confianza en las víctimas a la hora de denunciar. También introduce la figura del Interlocutor Policial Territorial Sanitario, como cauce de comunicación entre los cuerpos policiales y los responsables de los centros sanitarios.

Sin embargo, sus repercusiones no se ven más allá "del papel", según el Sindicato Médico, que ha exigido al INGESA "que active con urgencia todo tipo de medidas preventivas para que los trabajadores del sistema sanitario, que somos los de más riesgo de sufrir agresiones, puedan trabajar en un entorno seguro en aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, porque nos resistimos firmemente a tener que esperar a que cualquier día tengamos que lamentar una desgracia fatal e irreversible, para que las autoridades se decidan a tomar medidas y las lleven al plano práctico y real".

"Destacamos por su trascendencia y equivalencia que el Juzgado Social número 6 de Bilbao ha dictado una interesante y novedosa sentencia al resolver un caso de agresión a un médico del Servicio Vasco de Salud aplicando la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y no el Código Penal", ha referido sobre una resolución que responsabiliza a la Administración sanitaria pública porque "la existencia de un daño puede implicar el fracaso de la acción preventiva a que el empresario está obligado por la ley”

"Pedimos que se aplique de forma efectiva el artículo 550 del Código Penal que establece que 'se considerarán actos de atentado los cometidos contra los funcionarios docentes o sanitarios que se hallen en el ejercicio de las funciones propias de su cargo, o con ocasión de ellas" y que se habiliten todas aquellas formulas necesarias, habladas y pactadas para que no vuelva a ocurrir, y facilitar la desagradable tarea posterior a la agresión", ha resumido.