INTERIOR

Turquía entrega a la Guardia Civil a las dos ceutíes vinculadas con el DAESH detenidas en diciembre

Turquía entrega a la Guardia Civil a las dos ceutíes vinculadas con el DAESH detenidas en diciembre
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

Las autoridades turcas han entregado este martes a la Guardia Civil, según ha hecho públco el Ministerio del Interior, a las dos mujeres de Ceuta que el pasado mes de diciembre fueron detenidas por su presunta relación con el DAESH. Fatima Akil Laghmich y Asia Ahmed Mohamed, de 21 y 26 años, "viajaban hacia Europa junto con los hijos de ambas de muy corta edad".

Ahmed es la viuda de Mohamed Hamduch 'Kokito', al que su familia da por muerto desde noviembre del año pasado y que se hizo famoso por posar con cabezas cortadas y por presumir de haber regalado a su esposa un cinturón de explosivos como dote. Ambos fueron los padres del primer niño español fruto de un matrimonio entre un yihadista marroquí y una mujer de Ceuta, según desveló hace casi dos años el periodista José María Gil Garre, especialista en Estudios Internacionales sobre Terrorismo por la cátedra de la UNESCO, en el avance de la cuarta entrega de 'Nuestros Jihadistas', un reporte permanente del Departamento de Estudios Sobre Terrorismo del Instituto de Seguridad Global (ISG).

Akil, por su parte, estaba casada con otro combatiente del Estado Islámico también fallecido, Mourad Kadi.  

Ambas habían partido desde la ciudad autónoma hacia los territorios controlados por DAESH en Siria en 2014. Lo hicieron, según informa Interior, en compañía de sus esposos. Permaneciieron en los territorios controlados por los terroristas "como parte integrante de la organización criminal". Sus esposos eran, según las investigaciones, dos destacados yihadistas que protagonizaron "decenas de asesinatos".

La detección en su intento de retorno a Europa fue posible "gracias a una larga investigación en la que ha resultado fundamental la estrecha e intensa colaboración con las autoridades turcas y con varios servicios de inteligencia extranjeros".

Interior destacó que “el nivel de adoctrinamiento en el extremismo terrorista experimentado durante este período por las detenidas y su vinculación con miembros muy destacados y conocidos de DAESH las convierte en elementos extraordinariamente valiosos para la organización terrorista, especialmente en el entorno español y marroquí”.

La Guardia Civil considera que los individuos radicalizados que viajan a zona de conflicto para unirse a grupos terroristas suponen una amenaza para la seguridad pública, motivo por el que el Cuerpo mantiene un continuo esfuerzo de control y seguimiento de las actividades que estas personas desarrollan durante su permanencia dentro de estas estructuras terroristas. El objetivo no es otro que minimizar tanto el riesgo de que puedan regresar a España como que puedan inducir a otros a la comisión de acciones terroristas en nuestro país o contra intereses españoles en el exterior.

La compleja investigación "desarrollada" por los especialistas del Servicio de Información de la Guardia Civil, que culminó con la detención de las dos ceutíes, se prolongó durante más de dos años en los que fue "fundamental" la permanente cooperación bilateral con las autoridades y fuerzas de seguridad de Turquía, además de la colaboración de varios servicios de inteligencia aliados con los que la Guardia Civil mantiene "una dilatada e intensa cooperación".