La UFP culpa del caos del Tarajal a la policía marroquí y la “inoperancia de nuestros gobernantes”


La UFP culpa del caos del Tarajal a la policía marroquí y la “inoperancia de nuestros gobernantes”

- Achacan “el caos insostenible” de la frontera a “la falta de colaboración de las Autoridades de Marruecos que interrumpen el tráfico cada vez que les viene en gana”

- Denuncian que en estado de alerta sólo están cubiertos cinco de los diez puestos previstos para controlar a más de 20.000 personas

Desde la Unión Federal de Policía (UFP) denuncian la situación de “caos insostenible que se vive a diario en la Frontera del Tarajal”. Una situación que achacan a “la falta de colaboración por parte de las Autoridades de Marruecos que interrumpen el tráfico del paso fronterizo durante horas cada vez que les viene en gana, creando con ello aglomeraciones de personas y vehículos que quedan atrapados, dificultando que los ciudadanos residentes en Ceuta puedan acceder al hospital o incluso llegar a sus hogares”, a lo que hay que sumar a “la inoperancia de nuestros gobernantes incapaces de poner remedio a una problemática que se repite casi a diario y a la cual no dan solución alguna”.

“Una de las medidas estrella que anuncia Delegación del Gobierno es la apertura del paso del Biuz II asegurando que con ello todos los problemas de la frontera se van a resolver”, recuerdan desde el sindicato policial, “estamos cansados de oír dicha noticia, desde Delegación del Gobierno llevan más de dos años anunciando la apertura inminente del nuevo paso de mercancías y este último año en concreto lo han anunciado entre dos y tres veces al mes. Basta ya de tomarle el pelo a los ciudadanos de esta ciudad”.

Y el Biutz oxidándose

“El Paso del Biuz II se ha convertido en el museo de la Frontera, donde nuestros políticos sólo van de visita y a hacerse fotos”, ironizan recodando que “ahora la nueva fecha de apertura es para el verano que viene ya que hay que realizar nuevamente obras porque gran parte del material está oxidado por falta de uso y mantenimiento”.

Desde la UFP instan a las autoridades españolas a “que busquen una solución de una vez por todas y dejen de engatusarnos con falsas expectativas que no llevan a ninguna parte” e insisten igualmente en que “es necesario un incremento de efectivos en la Frontera del Tarajal”. “La falta de personal de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado son causantes de la mayoría de los problemas de inseguridad que se puedan producir en nuestra ciudad. El personal que actualmente presta servicio es insuficiente, no se dispone de medios idóneos para el control de personas en nuestra frontera terrestre, los existentes actualmente están obsoletos”, denuncian

“Nos da la sensación de que nuestros Gobernantes prefieren mirar para otro lado ante la inmigración ilegal”, insinúan, “estamos en alerta IV antiterrorista, ante una Frontera que cruzan cada día más de 20.000 mil personas, no entendemos como primando la seguridad de nuestros ciudadanos tal y como ha recalcado nuestro Delegado del Gobierno, la frontera esté controlada en ocasiones con tan solo cinco funcionarios, cuando hay más de 10 puestos que cubrir, personal claramente insuficiente y con el que es materialmente imposible realizar un control exhaustivo que evite la entrada de individuos que vienen a nuestra ciudad exclusivamente a delinquir”.

Presiones de Delegación

Todo ello entre presiones políticas, lamentan: “Hay que recalcar igualmente las presiones que se reciben desde Delegación para el tránsito de personas y vehículos fluya más rápido en la frontera, dificultando e impidiendo con dichas presiones que su pueda realizar un control exhaustivo y minucioso”, denuncia.

A todo ello se suma que según la UFP, se está produciendo un aumento considerable del intento de entrada de argelinos que diariamente tratan de cruzar la frontera con pasaportes marroquíes “aprovechando el enorme tránsito de personas y falta de efectivos que se encuentran desbordados”. “Individuos que posteriormente a su llegada deambulan por la ciudad y la zona portuaria produciendo un aumento de la presión migratoria y cometiendo en muchas ocasiones hechos delictivos creando con ello sensación de inseguridad”, afirman señalando el que consideran “otro de los elementos causantes de la sensación de inseguridad que viven nuestros ciudadelanos y de la presión migratoria que envuelve la zona portuaria es el aumento de la entrada de los menores extranjeros no acompañados (MENA), que tanta alarma social están creando al encontrarse tirados todo el día en la calle sin control alguno y cometiendo toda clase de delitos”.

 

“Cada menor extranjero no acompañado en España, se encuentra bajo la tutela de los servicios públicos de protección de menores (los mismos que asisten a los menores españoles) y cuenta con la Fiscalía General del Estado para asegurar que en cualquier procedimiento relacionado con el menor se proteja su interés superior. ¿Qué clase de medidas de protección se están tomando por parte de este Gobierno para salvaguardar las medidas de protección necesarias para la guarda de unos menores que se encuentran desamparados, tirados en la calle y convirtiéndose en delincuentes en potencia? ¿Cómo es posible que estos menores supuestamente tutelados por nuestra ciudad, se encuentren en tal situación de abandono?. Desde la UFP exigimos al Gobierno de nuestra ciudad que cumpla con las obligaciones que le atribuye la Ley en este ámbito y de una solución urgente, que ataje de raíz el problema de los MENA”.