UNIDAD MILITAR DE EMERGENCIAS

Un discreto simulacro

Un discreto simulacro
Helicóptero de la UME sobrevuela la fortaleza del Hacho
Helicóptero de la UME sobrevuela la fortaleza del Hacho  

El planteamiento sobre el papel era el de una verdadera catástrofe: un incendio asedia los polvorines del Monte Hacho, amenazando con convertir en un cráter una de las columnas de Hércules. Los bomberos de Ceuta, desbordados por el incendio que asola el Hacho, recurren a la Unidad Militar de Emergencias (UME) para sofocar el peligro. Un simulacro “aterrador” prometían. En la práctica, el simulacro digamos que no resultó todo lo espectacular que prometían.

Hace más de una hora que se ha desatado el presunto incendio y desde la carretera del Hacho solo se avistan un par de camiones de bomberos serpenteando entre los pinos y el zumbar de los rotores de los helicópteros de la UME que van y vienen desde la fortaleza del Hacho. Poco más.

El sindicato UGT ya mostró su rechazo al simulacro de incendio al considerar que casi deja "en ridículo" al Cuerpo de Bomberos de la Ciudad porque se escenificará "su incapacidad para hacer frente al problema". Crítica que despachó el consejero de Gobernación y portavoz, Jacob Hachuel,  recordando que el ejercicio está organizado y diseñado por la Unidad Militar de Emergencias (UME), que ha decidido tanto el supuesto práctico y las condiciones, como los medios a utilizar, la fecha y el lugar".

Finalmente ni ridículo ni éxito, el ejercicio se ha desarrollado con discreción y sin que apenas haya trascendido más allá de los muros del Hacho y del ajetreo de los helicópteros y los camiones de bomberos.