PROTESTA DEL SEIS

“¿Van a esperar a que maten a un bombero?”

“¿Van a esperar a que maten a un bombero?”
Bomberos concentrados en protesta por los continuos apedreamientos en el Príncipe
Bomberos concentrados en protesta por los continuos apedreamientos en el Príncipe  

El cuerpo de bomberos de Ceuta se ha concentrado en silencio ante la puerta del Parque Móvil para protestar por el enésimo apedreamiento del que son víctimas en la barriada del Príncipe y a la falta de medidas, más allá del protocolo de protección policial, para acabar con las emboscadas no solo a ellos, el Servicio de Extinción de Incendios y Emergencias, sino, recuerdan, también a las ambulancias, los autobuses urbanos o incluso los camiones de la basura.

La Plataforma Unificada de Bomberos de Ceuta, entidad que convocó la protesta, declinó hacer declaraciones, pues quieren evitar que se interprete como un enfrentamiento con las autoridades, pero sí lo hicieron los sindicatos. “¿Van a esperar a que muera un bombero?”, se preguntaba Pepe Mata (UGT), recordando que cuando hay un tiroteo o un atraco enseguida hay detenciones, algo que, de momento, no ha ocurrido en el caso reiterado de los apedreamientos y las emboscadas con los servicios públicos.

“No es el barrio entero, son cuatro o cinco desalmados que se quieren hacer con el control de la barriada, no sé por qué motivo”, explicaba a Ceuta al Día un bombero que prefiere no desvelar su nombre y que sea la plataforma que aúna a los 70 funcionarios la que exprese el hartazgo y el miedo de la plantilla, para la que la noche de emboscadas vivida este lunes ha sido la gota que colma el vaso.

“Nos dieron el aviso y era un sitio donde no nos había pasado nunca, en el Polifuncional, un contenedor ardiendo, llegamos y nos hicieron una emboscada, de allí tuvimos que salir por patas pero nos dieron otro aviso, en el Reina Sofía,  y luego en el fuerte del Príncipe e incluso allí, apagando el contenedor, nos estaban esperando para apedrearnos, eran cinco o seis encapuchados. Y en Las caracolas pasó lo mismo, los prendieron fuego por la tarde y por la noche otra vez, nos estaban esperando y tuvimos que esperar para que la Policía nos haga una cobertura”, narra uno de los bomberos que vivó los apedreamientos en primera persona. Unas emboscadas que, apuntan, han cambiado su modus operando. “Ya no son niños”, subraya, sino adultos encapuchados.

Pero las primeras víctimas no son los bomberos, recuerdan desde la plataforma, sin los vecinos del Príncipe. “Tenemos que esperar a la Policía, lo que único que consiguen es demorar la llamada,  y ahora son contenedores o coches, pero si hay una vida humana e peligro… Ahí vendrá el problema. ¿Y si actuando mientras nos apedrean muere alguien?”, se preguntan. Pepe Mata (UGT) lo tiene claro, entre acudir al Príncipe a sofocar un incendio “o dejar a mi familia desamparada, yo lo tengo claro y esto lo entiende cualquiera”.

“¿Hasta cuándo van a esperar ustedes? ¿Van a esperar a que maten un bombero? Si siguen así lo van a conseguir y estoy seguro que en ese momento van a arreglar ustedes esto, pero mientras tanto la situación nos tememos que va a seguir tal y como hasta ahora”, clamaba Mata. “Es indignante”, lamenta José Manuel Ortega (CCOO), “no es nuevo, es reiterado en el tiempo. Queremos hacer un llamamiento a la ciudadanía en el caso de que puedan identificar  a los responsables a que colaboren, estas emboscadas no son fortuitas, están programadas y hay que ponderar la situación”.