"FACILITADORAS"

Las dos viudas ceutíes acusadas de estar integradas en DAESH pasarán a disposición judicial este viernes

Las dos viudas ceutíes acusadas de estar integradas en DAESH pasarán a disposición judicial este viernes

Las dos mujeres ceutíes acusadas de estar integradas en DAESH, F.A.L. y A.A.L., casadas con combatientes terroristas extranjeros marroquíes, pasarán este viernes a disposición judicial ante el magistrado Santiago Pedraz, según han adelantado fuentes judiciales a Europa Press. Ambas fueron detenidas por la Guardia Civil este martes a su llegada al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas procedentes de Estambul, (Turquía). La investigación, dirigida por el Juzgado de Instrucción número 1 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional, ha permitido detenerlas acusadas de pertenencia a organización terrorista.

Las detenidas, sobre las que pesaba una Orden Internacional de Detención promovida por la Guardia Civil, han permanecido, según el Ministerio del Interior, en territorio de DAESH durante más de dos años, casadas con yihadistas marroquíes que han participado en asesinatos en masa. En un contexto "de brutalidad extrema, viviendo de manera voluntaria bajo las condiciones del grupo terrorista, el nivel de adoctrinamiento en el extremismo religioso hace de estas personas una amenaza potencial para la Seguridad Nacional".

Además, su vinculación con miembros muy activos de la organización las convierte "en elementos clave para ser utilizadas como 'facilitadoras' para la organización terrorista en España".

En marzo de 2014, A.A.L. abandonó España para llegar a Siria, donde contrajo matrimonio con el combatiente marroquí Mohamed Hamdouch conocido también como Kokito de Castillejos, "el decapitador de Castillejos". Durante la ceremonia, el terrorista regaló a su mujer como dote un cinturón de explosivos. El matrimonio tuvo un hijo.

En abril de 2014, F.A.L. y su hijo de corta edad se trasladaron a Siria para encontrarse con su esposo, el yihadista Mourad Kadi. A finales de 2015 se tiene constancia del posible fallecimiento de los dos yihadistas marroquíes. Tras estos hechos, A.A.L. contrajo matrimonio con otro yihadista marroquí y fruto de esa relación la joven quedó nuevamente embarazada.

La Guardia Civil mantiene un permanente esfuerzo de control y seguimiento de las actividades que estos combatientes terroristas extranjeros desarrollan a lo largo de periodos muy prolongados, con el fin de minimizar el riesgo de que individuos con niveles de radicalización muy altos puedan actuar en España o contra intereses españoles en el exterior.

La investigación que ha culminado con la detención de las dos activistas de Daesh se ha prolongado durante más de dos años, tiempo en el que ha tenido un papel fundamental la permanente cooperación bilateral con las autoridades y Fuerzas de Seguridad de Turquía. Este excelente nivel de cooperación ha hecho posible la llegada a España de las dos detenidas, que pasarán a disposición del Juzgado Central de Instrucción nº1 de la Audiencia Nacional. Además de las dos arrestadas, han llegado a España los hijos menores de ambas, que serán entregados a sus familiares.

El desarrollo de la operación ha sido "fundamental" el intercambio de información con los servicios americanos, turcos y marroquíes.

Desde la elevación al nivel 4 de alerta antiterrorista el pasado 26 de junio de 2015, la Guardia Civil ha reforzado todos los dispositivos operativos y líneas de investigación relativas a la amenaza terrorista, especialmente aquellas sobre individuos inmersos en un proceso de radicalización que pueda desembocar en el desplazamiento a zona de conflicto o en la comisión de acciones terroristas en los países de residencia, lo cual supone en la actualidad una de las principales amenazas sobre los países occidentales.

Desde el 26 de junio de 2015, fecha en el que el Ministerio del Interior elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista (NAA), las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han detenido a 184 terroristas yihadistas en operaciones realizadas en España y en el exterior y a un total de 229 desde principios de 2015.

El Ministerio del Interior recuerda que, a través de la iniciativa STOP RADICALISMOS, los ciudadanos pueden colaborar a través de una serie de canales a su disposición para que, de forma confidencial y segura, notifiquen a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad aquellos posibles casos de radicalización en su entorno a través de la página web www.stop-radicalismos.es, la aplicación móvil de alertas de seguridad ciudadana Alertcops y el teléfono gratuito 900 822 066.