Imagen del autor.
Imagen del autor.  

Los vecinos ya no saben qué hacer, cuando no se encuentran con que han roto el cristal de la puerta, se encuentran con que han rocían el portero automático y la cerradura con aceite.

Otras veces incluso llegan más lejos y rocían toda la puerta con aguafuerte, lo que supone un verdadero riesgo para los vecinos o cualquier persona que quiera acceder al portón.