Donald Trump (Foto: Time.com)
Donald Trump (Foto: Time.com)  

Zara

Se suele decir: "Es más peligroso que un elefante en una cacharreria". Y asi fué como el "okupa" de la Casa Blanca sorprendió a todo el mundo con la decisión de reconocer a Jerusalen como capital de Israel y su voluntad de llevar alli la embajada estadounidense. Israel ya lo intentó en 1949, pero aquello no prosperó por la resolución 478 de la ONU de 1.947, por lo que dicho organismo mundial ordenó en ésta resolución a todos los paises que desplazaran su embajada  a Tel Aviv.

Es curioso que los judios de todo el mundo, al cabo de más de 1.700 años vuelvan a Palestina, después de que, tras la II guerra mundial les cedieran un territorio de esa región que entonces estaba ocupado por el ejército inglés, que abandonó aquella zona, no sin antes haber recibido hostilidades y atentados de los israelies. Y crearon un estado con judios venidos de todo el mundo, con la protección siempre de EEUU, donde radican las mayores fortunas sionistas. Una de estas grandes fortunas, Adelson,  colaboró con Trump con un donativo de, al parecer, unos 35 millones de dólares, con la promesa de que si llegaba al poder llevaria la embajada USA a Jerusalen. Son pocos con mucho poder y además están en todos los ámbitos. Israel no habria sido posible sin ese poder económico.

El presidente de EEUU en vez de ser neutral se ha colocado en uno de los lados del conflicto, al contrario que sus predecesores. La medida hacer temer que, de nuevo, la región vuelva a verse envuelta en un baño de sangre desigual, piedras contra obuses. Una terrible realidad. El resumen que se hace de la historia de los hebreos es siempre admitido por todos, el que todos dan por cierto, pero que no es así, sobre todo en lo que se refiere a la antigüedad. El resultado es que ahora mismo hay un estado hebreo en un sitio donde han confluido hebreos de todo el mundo y que dicen ser propietarios por derecho divino. En algún sitio deben tener las escrituras de propiedad firmadas por Dios. ¡¡¡Que las enseñen¡¡¡.

Hace falta que el mundo entero y, por supuesto la ONU, tome cartas en éste asunto e impida la tropelia que, una vez más, perjudica a los palestinos. Es absolutamente necesario la creación del Estado de Palestina, con regreso a las fronteras de 1967, cuando Israel ocupó gran parte del territorio palestino (Guerra de los 6 dias).

Esperemos que los acontecimientos no den la razón a Trump, pero por si acaso ya se ha producido una alianza de poder politico y económico: USA, Israel y Arabia Saudí.

Ya saben: Si los Reyes rugen, los siervos se acobardan.

Y aqui lo dejo...