Asociación de Docentes de Educación Física (ADEFIS)

Corría el año 1998 cuando con nuestros mejores deseos, un puñado de maestros y maestras de Ed. física compartíamos entre inquietudes un mismo denominador común, cómo mejorar nuestra profesión, como hacernos más útiles, en definitiva como hacer más felices a aquello que más amábamos, a nuestros alumnos y alumnas. Era cuestión de tiempo, a la vuelta de la esquina ya se había constituido ADEFIS, nuestra asociación. Docentes del gremio ya podían acompañarnos en esta duradera e ilusionante etapa. Congresos nacionales, cursos, concentraciones, acampadas…

Este año, por cierto, estrenábamos nueva sede. Hoy a muchos de nosotros, ya padres y madres, nos enorgullece cada día que nuestros hijos tienen patio y al volver a casa, nos cuentan que actividad les ha tocado hacer o cual les ha gustado más. La amistad que nos tenemos es suficiente a simple vista para saber que están en muy buenas manos.

Esta semana otra cara de esta moneda nos ha invadido, la de la incomprensión, la de la impotencia, la de la rabia, en definitiva nos ha invadido de TRISTEZA. Dos de los nuestros no podrán en estos días escuchar a sus hijos, hablar a sus familias al almorzar de cómo les ha ido el día, de lo contentos que están en sus coles o de lo poco que le queda para ser funcionario de carrera. Esos valores que inculcáis, esas trayectorias intachables que os habéis ganado a pulso, esa bondad que desprendéis que no las olvide nadie, que no las borre un MALDITO PROTOCOLO.

Durante todos estos años se han conseguido muchas cosas, sobre todo que los gritos y risas de los alumnos y alumnas se escuchen desde el patio, desde nuestro patio. Gracias a todos y todas por subir y bajar esas escaleras cada día, cada hora, con tantos y tantos niños y niñas, gracias por preocuparos cuando hace frío y van desabrigados, cuando hace mucho sol y se tienen que proteger, cuando se caen y los tenéis que curar…GRACIAS.

Desde esta Asociación de Docentes de Educación Física defendemos la presunción, pero solo la de la INOCENCIA, no ponemos nuestras manos en el fuego, solo lo estarán cuando dejemos de ser inocentes. Queremos agradecer el respaldo espontáneo vivido este jueves en la plaza de los reyes, haber compartido nuestra indefensión con tantos y tantos compañeros, maestr@s y profesor@s, que nos hemos vuelto a ver. A las familias de nuestros compañeros ya lo sabéis, a vuestra disposición, a vuestra entera disposición. A ti José, a ti Claudio…volveréis, pero volveréis con más valores, volveréis más enteros, volveréis más buenos.

A todos los padres y madres de nuestros alumn@s ya lo sabéis, seguiremos enseñándoles que a veces es bueno perder, que siempre tenemos que ayudar a los demás, que nuestros ojos seguirán brillando cuando veamos los de vuestros hijos brillar. Que no lo borre NADA, que no lo olvide NADIE.