niños menores puerto
niños menores puerto  

Carlos Antón, profesor de Filosofía del IES Luis de Camoens

Ya,  metidos en campaña electoral,  los partidos políticos se visten con sus mejores galas y acicalan sus idearios con la cosmética que marca el guión.  Trazan líneas rojas en el lenguaje,  los gestos,  los símbolos y en todas las parafernalia que conllevan las campañas electorales.. 

Se quitarán los mejunjes cuando pase el día 28..no antes.  Ahora toca cantar y bailar según la sonatina pautada por los cazadores de votos. 

Oigo estos días al candidato al Senado por unidas podemos e izquierda Unida,  Alfonso Pérez,  opinar sobre los Menas ( menores no acompañados).  Alfonso es mi amigo,  mi compañero y mi camarada... Es una de las personas más consecuentes y auténticas que he conocido en mi vida.  Arriesga todo por sus principios sin sopesar las bofetadas que recibirá a diestro y siniestro.. Su lema es " No me traicionaré nunca".

Como decía,  Alfonso en unas declaraciones defiende que los  Menas deben estar en Marruecos,  en su país y se atreve a coincidir con el Partido Popular.  Argumenta su programa sobre el tema,  explicando que hay que trazar puentes con Marruecos,  buscar ayudas entre ONGS, trabajar para que estos menores no tengan que subsistir en una cultura que no es la suya y en una sociedad que se siente amenazada con su presencia.  

Vemos a estos adolescentes esperando en el puerto,  arriesgando sus vidas como polizones en barcos y camiones,  nos topamos con ellos esnifando cola,  sucios,  deambulando de un sitio a otro,  haciendo gestos de hambre o pidiendo dinero para lo que sea... Y va Alfonso Pérez y lanza su programa.. " Preocupémosnos de estos chicos de verdad.. En su entorno,  en sus pueblos,  en sus escuelas.  Negociemos con Marruecos y abramos la solidaridad real,  el apoyo a este tipo de marginación... 

Y va la progresía y pone el grito en el cielo,  incluso invitan al bueno de Alfonso a dar un paso al lado.. Vaya tela!!  Estos chicos deben

Saber muy bien,  como lo sabemos todos, que Ceuta es un paraíso inexistente y que si no consiguen llegar a la península coqueteando con la muerte,  les espera una patada en el culo de marca mayor. 

Ay Alfonso... de tanto leer el Quijote te has vuelto Alonso Quijano.