Colegio Oficial de la Psicología de Ceuta (COPCE)

El Colegio de Psicología sensible y consciente, del grave problema del que esta alertando la OMS, de la atención a la población adolescente, ya que el 50% de los problemas de salud mental aparecen antes de los 14 años, agradece la iniciativa del grupo Parlamentario Popular por la presentación de la PNL en el Congreso de los Diputados relativa a la detección temprana de problemas emocionales en los adolescentes.

El COP espera que esta atención y apoyo a la adolescencia sea llevada a cabo en nuestra Ciudad Autónoma, en la que la presencia de profesionales de la psicología, (los profesionales que se ocupan de la salud mental) en los contextos educativos es bastante escasa y en muchos casos sus labores son de orientación y/o evaluación no de intervención. De hecho el COP lamenta que no se le haya invitado a formar parte del foro de la educación, en el que por tanto queda excluida la salud mental del alumnado.

Y no solo en el contexto educativo se puede abordar esta problemática también es importante el apoyo y psicoeducación a los padres para que comprendan las características psíquicas de este periodo evolutivo “La adolescencia es un periodo especialmente vulnerable para desarrollar problemas de salud mental, ya que el 50% de los problemas mentales aparecen antes de los catorce años”. Con esta afirmación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Grupo Parlamentario Popular presenta una nueva Proposición No de Ley a la Mesa del Congreso de los Diputados, relativa a la detección temprana de problemas emocionales en los adolescentes, para su debate en Pleno.

En su exposición de motivos, el PP alude al informe “Aceleración mundial de las medidas para promover la salud de los adolescentes”, publicado en 2017 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por la Organización Panamericana de la Salud (PAHO) en 2018, donde se pone de relieve cómo durante años, los problemas de salud, especialmente en la adolescencia “se han comprendido mal y, en algunos casos, se han pasado por alto”, y se insta a invertir en la salud de los adolescentes subrayando los beneficios que ello conlleva.

El Grupo Popular advierte en su texto de la elevada prevalencia de los problemas emocionales (depresión y ansiedad) en la infancia y la adolescencia, aportando datos que apuntan a que 110 millones de jóvenes sufren problemas emocionales en todo el mundo, y estimando que, solo en España, casi medio millón de adolescentes sufren problemas emocionales, “lo que representa aproximadamente el 50% de todos los trastornos mentales”.

Asimismo, alerta de las consecuencias de este tipo de trastornos, tanto en términos de costes –situándose entre las cinco primeras causas de pérdida de años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVAD) en los adolescentes-, como en el desarrollo integral de los menores, al afectar a todas las áreas del funcionamiento humano (cognitivo, emocional, somático y comportamental).

Hace especial hincapié en la depresión definiéndola como “un importante problema de salud pública, que además implica un alto gasto sanitario”, y señala sus negativas consecuencias para todas las áreas de vida de las personas (familia, amigos, trabajo...), siendo, según la APA, el mayor contribuidor al suicidio, un grave problema que, actualmente en nuestro país constituye la segunda causa de muerte entre los jóvenes.

A pesar de todo lo expuesto, el Grupo Popular lamenta en su propuesta que “los problemas emocionales son los más infradetectados e infratratados”, manifestando que, sin detección no hay posibilidad de que los adolescentes puedan acceder a intervenciones basadas en la evidencia. A este respecto, recuerda que España tiene cuatro veces menos psicólogos clínicos por habitante en centros de salud que el resto de Europa.

En palabras del PP, todo lo anterior supone “una preocupación y un reto para familias, educadores y profesionales de la salud”. Por ello, a tenor de lo expuesto, ha presentado su iniciativa, a través de la cual se insta al Gobierno a emprender, en colaboración con las Comunidades Autónomas, las modificaciones legales pertinentes con el fin de sentar las bases o principios para una actuación de las administraciones públicas en la defensa de la promoción de la salud y bienestar emocional de los jóvenes, a través de tres puntos fundamentales:

  1. Detección temprana basada en la evidencia (screening/cribado) de adolescentes con, o en riesgo de desarrollar, problemas emocionales en el contexto educativo y salud (Atención Primaria), previa formación de estos expertos por profesionales de la salud mental (psicólogos sanitarios y psicólogos clínicos/PIR). Para ello es importante sistematizar las herramientas de evaluación para los centros escolares y sanitarios, prestando especial atención a zonas rurales y a colectivos en situación de vulnerabilidad.
  2. Incluir la “salud mental y el bienestar emocional” en población infanto-juvenil como una línea estratégica, por ejemplo, dentro del Plan Estatal de Investigación (reto de Salud, cambio Demográfico y Bienestar).
  3. Incrementar el número de profesionales de salud mental en España en tres ámbitos:

a) En el principal ámbito de prevención y promoción de la salud mental, el educativo (aumentando las plazas y las actividades mediante psicólogos especializados en terapia psicológica con niños y adolescentes y psicólogos generales sanitarios).

b) En la Atención Primaria (con la incorporación de psicólogos generales sanitarios especializados en terapia psicológica con niños y adolescentes).

c) En la atención especializada (valorando un aumento de las plazas ofertadas en el PIR y las plantillas de las Unidades de Salud Mental, entre otras, con más psicólogos clínicos)."