Jenner López, presidente de 45 Sin Despidos y Cabo Temporal

Treinta años hace que la mujer forma parte de nuestras gloriosas Fuerzas Armadas, triste coincidir en este aniversario, que tenía que ser una celebración, con casos como el conocido de nuestra compañera acosada por un superior, pero para no hacer leña del árbol caído no tratare el tema, que bastante tiene ya la pobre chica.

Centrémonos en las palabras de nuestra Excelentísima Señora Ministra de Defensa Doña Margarita Robles cuando su intención, dicho por ella misma, es fomentar el interés de la mujer a ingresar en el Ejercito. Seguramente pensara el que tuvo la idea, que el calendario dedicado a nuestras compañeras pudiera servir de algo a la hora de la captación, pero ya les digo yo que los bomberos todos los años hacen uno, y no por eso se hace más suculenta la idea de presentarse al cuerpo. Cierto es que ojala más mujeres decidieran acompañarnos en esta vida tan peculiar que tenemos los soldados, y que muchas de ellas llegaran a lo más alto en igualdad de condiciones, pero seamos realistas, las cosa va de mal en peor.

Siguen preguntándose por qué las mujeres no deciden formar parte de esta familia, pero no les da por preguntarles a ellas y con ellas me refiero a las Soldados, no a las Oficiales, ya hemos leído anteriormente como alguna de nuestras Oficiales ni siquiera se identificaba con sus propias compañeras pertenecientes a la escala de Tropa y Marinería.

Para conocer un poco las razones hay que mirar un poco más lejos, y con lejos me refiero al futuro, pero no el futuro de las Fuerzas Armadas, si no el futuro de nuestras compañeras, compañeras como la Cabo 1º Ludeña, que este año ve como otra oportunidad de hacerse permanente se pierde habiendo superado todas las pruebas mientras compañeros sin siquiera superarlas han pasado a mejor vida, es decir, ser Militar de Carrera.

La mala gestión del Ministerio de Defensa una vez más hace aguas, no haciendo diferencias en género todo hay que decirlo pero si dejando personal fuera más valido, como así demuestran en los exámenes realizados, solo por el mero hecho de pertenecer a una especialidad con más personal que otra.

Y aquí es donde hay que centrarse ahora. Cansados ya de escuchar la retahíla política de la operatividad en las Fuerzas Armadas como excusa para seguir enviando Soldados al paro indiscriminadamente nos ponemos a buscar cifras reales de personal de especialidades técnicas, y resulta que en régimen de temporalidad tenemos a día de hoy 844 compañeros entre Soldados, Cabos y Cabos 1º en el Ejercito de Tierra; 436 Soldados, 481 Cabos y 56 Cabo1º en el Ejercito del aire y 907 Soldados, 241 Cabos y 99 Cabos 1º en la Armada todos ellos de la especialidad de Administración en sus diferentes vertientes.

Estos 3.064 compañeros son potencialmente parados de larga duración cuando lleguen a la fatídica edad de 45 años porque el Ministerio de Defensa sigue erre que erre con la operatividad y sin estudio alguno que avale esta edad para nuestra muere laboral, haciendo hincapié en que todos ellos, a pesar de haber estado más de dos décadas desempeñando su labor saldrán al mercado laboral con un currículo en blanco gracias una vez más a la mala praxis del Ministerio de Defensa al no convalidarnos ninguna de nuestras especialidades a pesar de venir así reflejado en la Ley 08/2006 de Tropa y Marinería.

20904 mujeres desde el año 2000 son las que han pasado por nuestros Acuartelamientos, por nuestros Barcos, por nuestros aviones, y ya son 105 las que han tenido que abandonarnos en su 45 cumpleaños, cifra que cada año se eleva más notablemente.

"Entenderán ahora que compañeras como la Marinero Mosquera o la Soldado Rionda se les quiten las ganas de animar a más mujeres a formar parte de nuestra familia. Compañeras que pongo la mano en el fuego que cualquiera de los jefes que las hayan tenido a cargo no querrían desprenderse de ellas"

Es triste ver, cómo han visto los ojos de este que suscribe, como una compañera abandona el puesto que ha ocupado durante más de 20 años en su oficina mientras en la oficina de al lado una civil cuenta ya más de 50 cumpleaños celebrados.

Es triste ver datos ofrecidos por el propio Ministerio de Defensa donde se refleja que el personal civil perteneciente al propio Ministerio el año pasado contaba con una edad media de 53 años, como de aquí al año 2035 serán 4.114 civiles a cargo del Ministerio los que se jubilen, a la edad estipulada por la ley por supuesto, y no a los 45 años como nosotros, aun desempeñando las mismas funciones, sumemos a estos datos que esas plazas se perderán al no ser ocupadas por personal nuevo como sería lógico. Pero lo más triste de todo es ver que tanto nuestros puestos como los del personal civil, son ocupados por personal contratado externamente por empresas como Isdefe, sin imponer a sus empleados ningún límite de edad ni para acceder a la plaza ni para jubilarlos anticipadamente como se nos impone a los Soldados.

Entenderán ahora que compañeras como la Marinero Mosquera o la Soldado Rionda se les quiten las ganas de animar a más mujeres a formar parte de nuestra familia. Compañeras que pongo la mano en el fuego que cualquiera de los jefes que las hayan tenido a cargo no querrían desprenderse de ellas, como así contaba de un Cabo 1º un Capitán de Fragata hace escasos meses en una carta que parece ser que o no ha llegado a manos de quien tiene que llegar, o una vez más hacen oídos sordos cuando no les interesa.

Las arcas del Estado desembolsarán una asignación mensual de 649 euros (170.000 a lo largo de veinte años) a cada administrativo en su época de Reservista de Especial Disponibilidad desde que cumpla 45 años hasta los 65. Y su puesto lo tendrá que cubrir alguien subcontratado, es decir, sin la experiencia adquirida en los 20 años de servicio que tenía el que envía al paro el Ministerio de Defensa, y así hasta los ya nombrados anteriormente solo de la rama de administración 3064 hermanos de armas.

La igualdad no solo tiene que ser expuesta en el género si no en todas sus vertientes, y la edad como así dice el artículo 14 de nuestra Constitución no puede ser síntoma de discriminación como así sufrimos 67.000 Soldados.

Pero lo más sangrante de todo para nuestros corazones.

¿Saben ustedes cual es la diferencia entre la Marinero Mosquera y una persona subcontratada?

Que mi compañera juro defender a nuestra Enseña Nacional hasta la última gota de su sangre, como así demuestran las que orgullosas de su labor aparecen en el calendario.