Imagen de archivo.
Imagen de archivo.  

Asociación Búscome

Una vez más insistimos en la permisividad y en la falta real de voluntad por parte de los distintos partidos políticos que conforman tanto la cámara alta y baja, así como los Gobiernos que han ido pasando en las distintas legislaturas, para atajar de una vez por toda la situación vergonzosa de tener que ser mulas de carga, es decir, porteadoras, mientras los países receptores se llenan de dinero los bolsillos.

Lamentamos que esta vulneración clara de los derechos humanos se ha llevado de nuevo la vida de dos mujeres en territorio marroquí, que estaban esperando para poder pasar la frontera. Sabemos que es un tema que no depende exclusivamente de España, pero queremos ver una mayor implicación para terminar con esta esclavitud. Una esclavitud que no podemos apaciguar justificando que lo hacen por necesidad, como una manera de lavar nuestras conciencias.

Si existe una necesidad ya no lo hacen de manera voluntaria. Además, un Estado no puede tolerar la vulneración clara de los Derechos Humanos. Debe reflexionarse de verdad sobre el comercio atípico pero desde el punto de la dignidad.