Guido Fawkes

En primera instancia, redactamos el artículo de hoy debido a las noticias que los distintos medios de comunicación han lanzado sobre Venezuela y el régimen de Maduro. Ahora que la comunidad internacional tiene la oportunidad de desmantelar de una vez por todas dicho régimen, deben llegar un acuerdo entre todos los países para apoyar a Guaidó.

Lo que se critica en este artículo es la cobardía de Pedro Sánchez, que en vez de haber apoyado a Guaidó desde el primer momento (debido a nuestra relación cultural con Venezuela), le ha dado de plazo 8 días a un dictador para convocar “elecciones democráticas”. Un tirano que tiene bajo el yugo de la opresión al pueblo venezolano. ¿Dónde quedó el discurso de apoyo hacia la libertad del pueblo de Venezuela que Sánchez predicaba antes de llegar al poder?

Afortunadamente, el pasado domingo ya expiró el plazo para Maduro que, al convocar elecciones ha puesto el último clavo al ataúd de un gobierno que tiene los días contados (y si se hubieran convocado, pucherazo). Ya sabemos también la manía de Maduro de expulsar a mandatarios extranjeros para que no critiquen su forma de gobernar, como el caso de los dos periodistas españoles.

Aunque, si en algo hay que estar de acuerdo con Maduro, es cuando ha reclamado la necesidad de convocar también elecciones en España, teniendo en cuenta que casi nadie quiere a Pedro Sánchez de presidente, y lo único que ha hecho es crear un organismo inútil de nuevos ministros que no están desempeñando ninguna función. Además de presentar unos presupuestos para ganarse el apoyo de los secesionistas.

Bueno, nos gustaría aclarar ciertas dudas respecto al sistema de gobierno venezolano. Se ha dicho por ahí que el gobierno de Maduro es democrático cuando no lo es, aclaramos que, es una dictadura basada en un sistema comunista en el que se da a entender al pueblo que ha llegado al poder tras elecciones supuestamente democráticas cuando no es así.

Este hombre manipula votos y tiene comprado al ejército venezolano para satisfacer sus necesidades económicas, como no siendo el pueblo el que paga las consecuencias. Al comprar al ejército esos votos van para él y con la manipulación consigue lo que quiere, ENGAÑAR al pueblo, esto es típico de un sistema comunista (chavismo en este caso), además de tener al Tribunal Supremo de Venezuela manipulado sistemáticamente.

Pongamos ejemplos de sistemas comunistas con adoctrinamientos que mantuvieron al pueblo engañado:

. Republica Democratica Alemana, cuando esta estaba dividida por el muro de Berlín

. Corea del Norte, un claro ejemplo de la nación que ansía maduro, una nación solo para sus necesidades

Uno de los testimonios que denuncia la manipulación es el de Christian Tyrone Zerpa, un abogado y politólogo venezolano que se desempeñó como magistrado de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela entre el 23 de diciembre de 2015 hasta el 6 de enero de 2019. Christian Zerpa, magistrado de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, huyó a Estados Unidos como protesta por el segundo mandato del presidente Nicolás Maduro, que comenzó el anterior 10 de enero.

El magistrado, que anteriormente era afín a Maduro, afirmó que las elecciones celebradas el año pasado no fueron "libres" ni "competitivas" y acusó al mandatario de manipular sistemáticamente el Tribunal Supremo. Tampoco es ''democrático'' que la oposición de Venezuela acabe en la cárcel, o acaben muertos por un tiro o que se ''suiciden''.

Como ejemplo, el caso de Fernando Albán Salazar, concejal de Caracas por el partido Primero Justicia, murió mientras estaba bajo custodia del gobierno de Maduro. Fernando Albán permanecía recluido en las instalaciones de la policía de Maduro desde el pasado viernes 5 de octubre cuando regresó de Nueva York tras haber participar en un foro de la ONU. A su llegada al aeropuerto de Maiquetía, varios funcionarios del Sebin lo detuvieron y fue acusado de «terrorismo y traición a la patria». Según la fiscalía venezolana, él solicito ir al baño y de estar allí ''se lanzó'' desde un piso 10º del edificio. O también tenemos el caso de Luis Manuel Díaz, líder opositor del partido AD al gobierno de Maduro, que murió baleado en un acto de campaña rumbo a las elecciones parlamentarias de Venezuela.