Salvadora Mateos.
Salvadora Mateos.  

PP de Ceuta

Es costumbre conceder cien días de gracia a los nuevos gobiernos antes de criticar sus actuaciones u omisiones pero parece ser que se trata de una costumbre no recíproca, al menos en el caso de la Delegada del Gobierno en Ceuta que ante su incapacidad manifiesta para la gestión de aquello que es de su estricta competencia, recurre a culpar a otros de todas aquellas gestiones que no sean la de reunirse en el despacho para la foto u ocupar un lugar destacado en las procesiones y demás actos institucionales. 

La primera elusión de responsabilidades se produjo tras la agresiva avalancha de inmigrantes que saltaron la valla hace diez días y que se debió, según ella, a la relajación y falta de anticipación del gobierno anterior. La segunda ha sido el colapso de la frontera y de la carretera nacional N352.  Para la Delegada y sus “asesores” todo el caos se debe al escaso esfuerzo que hicieron Ciudad y Autoridad Portuaria cuando se les requirió ayuda ante la llegada masiva de magrebíes residentes en Europa dentro del marco de la OPE, pero lo cierto y verdad es que la Delegada y sus “asesores” mienten a sabiendas de que lo están haciendo. 

Los únicos responsables de la coordinación de la OPE es la propia Delegación del Gobierno, los únicos responsables de anticiparse al problema y solicitar con tiempo suficiente el apoyo a otras administraciones eran ellos, como también eran ellos los responsables de coordinarse con la Autoridad Portuaria de Algeciras y las propias navieras para regular los flujos desde Algeciras de una forma progresiva y asumible para Ceuta, eran ellos los que no previeron la posibilidad de habilitar la explanada del Muelle de la Puntilla para crear una zona de embolsamiento de vehículos, eran ellos los que debían contactar con las autoridades marroquíes para evitar en la medida de lo posible el colapso en la propia frontera. 

"Desde el Partido Popular pedimos a la Delegada del Gobierno que, si no sabe o no es capaz de asumir sus competencias, dimita"

Resulta extremadamente cómico ver como la Delegada se queja de la falta de colaboración de la Autoridad Portuaria de Ceuta dado que parece desconocer que se trata de un organismo que depende del Ministerio de Fomento y que es la propia Delegación la que ejerce la dirección y supervisión de todos los servicios de la Administración General del Estado y sus Organismo Públicos situados en su territorio. 

En cuanto a la colaboración del resto de Administraciones, cuando la Delegación solicitó la colaboración de la Ciudad Autónoma el colapso era ya una realidad, la Ciudad, que tenía establecido un dispositivo especial con motivo de las Fiestas Patronales y la procesión de la Virgen de África, detrajo los agentes de la policía local disponibles en otros servicios para colaborar en la regulación del caos en la carretera nacional dentro del ejercicio de lealtad institucional que se presupone entre Administraciones.  

Esta es la realidad de lo sucedido, criticar desde la oposición es fácil, trabajar en situaciones complejas no lo es tanto, pero en cualquier caso, cuando uno asume un cargo de la complejidad y dificultad de la Delegación del Gobierno en una ciudad como Ceuta lo debe hacer con todas las consecuencias, incluida la asunción de responsabilidades ante la falta de capacidad o conocimiento de los temas que deben tratarse, absteniéndose de utilizar el recurso fácil a la culpa de otros, ya sean pasados o presentes, en todo aquello que es de su estricta responsabilidad, asumiendo que los mecanismos mágicos no existen y que la demagogia nos puede pasar una desagradable factura.

Por tanto, desde el Partido Popular pedimos a la Delegada del Gobierno que, si no sabe o no es capaz de asumir sus competencias, dimita.