Hamza Harrous.
Hamza Harrous.  

Hamza Harrous Abdelkader (Jóvenes por la Dignidad, JxD)

“Yo no soy racista”, “yo tengo un amigo negro”, “yo tengo una amiga mora”… Escuchamos hoy día infinidad de comentarios de este tipo para justificar que uno no es racista, pero no sabe esa persona, que está siendo el mayor de los racistas. O lo que suelen decir más de uno, “cuanto más lejos, mejor el morenito”, “yo no soy racista, pero que no se me acerque el panchito”… En definitiva, comentarios racistas.

El más racista es aquel que no lo demuestra, que no lo deja entrever, que lleva un odio en su interior, que ni el mismo puede albergar con él. Ante estas actitudes tenemos que alzar la voz todos los días, a todas horas, contra esta lacra cruel e innecesaria que tan solo alberga odio contra el diferente.

Hoy día en España cientos de personas son discriminadas por su raza, por su religión, por su orientación sexual; se les ven como diferentes, como raros. A muchos les cuesta trabajar por la tolerancia y vivir en una sociedad multicultural. En Ceuta, trabajamos todos los días por ser un ejemplo de convivencia, por mucho que a algunos les pese y estén por la labor de separar a nuestros paisanos por raza, religión, cultura, inclinación sexual,…

Como pertenecemos a una sociedad democrática y de igualdad, tenemos que rechazar rotundamente la discriminación que sufren las personas de color. Personas que quieren vivir dignamente sin ser discriminados por su raza ni por su color de piel.

Somos una sociedad de libertades, por lo que tenemos que garantizarles a todos aquellos que vengan a nuestro país las mínimas libertades y promulgar el respeto mutuo entre todos nosotros.

Y no quiero terminar este artículo sin recordar a todos los subsaharianos fallecidos en nuestras aguas, personas que buscaban un futuro mejor, huyendo de la pobreza y de la guerra.

“Nadie nace odiando a otra persona por el color de la piel, o su origen,”. Nelson Mandela.