S. J.

A fecha de hoy parece que la coalición morada se disuelve poco a poco y aunque es verdad que aún mantienen algunos feudos y que su apoyo será clave en otros municipios y CC.AA, esto no es lo que se esperaba de aquel movimiento que surgió del 15 M, y que parecía traer aire fresco a unas instituciones deterioradas por la corrupción y el bipartidismo.

Cierto es que honestamente jamás vi un ataque tan generalizado y tan desmedido como el que se realizó contra Podemos desde todos los sectores: empresarial, político, medios de comunicación, etc. 

El mantra de Venezuela se instauró junto a otros como Irán, Bildu, independentistas, etc. Gente que ni siquiera sabía dónde estaba Venezuela empezó a utilizar el vocablo como algo cotidiano en su lenguaje: triunfo para una mentira repetida mil veces....

Amén de la policía patriotica (ojito a esto que se pasa por alto) y de toda la maquinaria creando noticias falsas aquí y allá, resulta que las nuevas tecnologías que sirvieron a Podemos para darse a conocer fueron utilizadas en su contra (a través de fake news) para deslegitimar a un grupo de jóvenes profesores que parecían insuflar a la política de aire fresco.

Daba igual que el Tribunal Supremo archivará una y otra vez las querellas por financiación ilegal, la mentira venezolana ya estaba incrustada en la sociedad.

Pero sería injusto y poco objetivo aducir solo estos motivos como causa del descalabro de Podemos. Y aquí, si hay que hacer autocrítica, entiendo (opinión) que el artífice de dicho descalabro en gran parte ha sido Pablo Iglesias.

Un tipo brillante, con gran oratoria (estoy seguro de que en los debates fue el mejor y recuperó algo de credibilidad), brillante expediente académico, pero que creo que ha cometido errores de bulto e imperdonables.

Su, a veces, altanería y prepotencia no ha sido bien vista; aquella rueda de prensa de hace anos exigiendo ministerios fue patética. Y la pregunta es ¿cómo es posible que gente tan inteligente cometa estos errores? ¿se nos escapa algo a los que no tocamos poder que nos impide comprender el asunto?

Soy de los que cree que sí, que sí se podía, el lema era precioso, la gente estaba harta de PSOE y PP, era una especie de Robin Hood que venía a darle al pobre lo que le quitaban al rico.

Pero hubo un problema a mí entender: se centraron en "su gente" y no en la gente.

Podríamos escuchar analistas y expertos hablando sobre infinidad de temas pero yo escucho a la gente en la peluquería, en el mercado, en la panadería, en charlas de casapuerta.

Y la guinda ¿cuál fue? El chalet, señor Iglesias, el chalet. ¿Sabe usted a cuánta gente de peluquería, mercado, panadería decepcionó usted?

Tiene usted todo el derecho del mundo a comprarse con su dinero lo que quiera, pero amigo, hizo lo que tanto críticó con ahínco y ahí perdió algo muy importante: credibilidad. 

El Robin Hood se compró un castillo en el bosque de Sherwood en vez de vivir en los árboles, y repito, todo el derecho del mundo pero.... Ahí tiene a Kichi en Cádiz, extraiga consecuencias.

Mal color tiene esto, y más cuando parece que el PSOE (aquel al que querían dar el sorpaso) se hace fuerte. Una pena porque el PSOE es lo que es: un PP con políticas sociales más abiertas.

No sé si ya es tarde para reaccionar pero espero que haya aprendido, de hecho no dejamos de hacerlo, pero aquello tan bonito del 15 M se ha diluido. Ahora toca reflexionar, pero reconociendo errores, si no....