Hoy es el día de las mujeres, reivindaciones políticas, manifestaciones, mítines, etc.

Pero de todas las mujeres del mundo la más importante es mi madre.

Ella me parió, sí, supongo que no tiene mérito, es un asunto puramente biológico, pero me parió.

Mi madre no entiende de Gúrteles, canales de agua, Púnicas, Eres, financiaciones ilegales, paraísos fiscales, defraudadores, corruptos, mentirosos, patriotas de banderita, etc, etc.

Mi madre, criada y educada en el ambiente machista de la época, ese contra el que hoy se manifestarán miles de mujeres, solo entendía de levantarse, poner a sus hijos impolutos para ir al colegio, seis..., hacer la comida, limpiar la casa como si le fuese la vida en ello, tenerlo todo limpio para cuando llegase mi padre del trabajo, planchar, escuchar las peleas entre hermanos, soportar los cambios de humor de mi padre, hacer la compra, etc, etc, etc.

Hace dos días me acordé mucho de ella. Planché dos camisas en cuarenta minutos..., y amén de plancharlas mal, acabé con dolor de riñones. ¿Cuántas camisas, pantalones, camisetas, jerséis ha planchado mi madre en su vida?

Tengo recuerdos de mi madre siendo pequeño viéndola lavar arrodillada en una pila (nada de lavadoras) con moratones en las rodillas, tengo recuerdos de ella con el fregadero lleno de platos (nada de lavavajillas), recuerdos de esas horas y horas planchando ropa para que nadie dijese que alguno de sus hijos llevaba una arruga en la vestimenta.

Y todo eso, además, con la desgracia de múltiples enfermedades, hospitales, operaciones. Menos mal que estaba mi hermana la mayor (otra mujer...) para hacer de madre.

Hoy es el día de las mujeres, cosas modernas las llama mi madre, yo creo que todos los días deberían ser día de las mujeres, o al menos, el día de las madres. ¿Cuánto le debemos a nuestras madres?

Tengo tres hermanas, otra mujeres que marcaron mi vida (ellas saben quiénes son), pero ninguna es tan importante como mi madre, sí, aquella que dije al principio que sin mérito me parió.

Sí, hoy es el día de las mujeres, otro día hablaré de mi padre, un hombre honrado y trabajador incansable que jamás permitió que sus hijos se quedaran sin comer tres veces al día ni una sola vez, pero si es el día de las mujeres yo quiero brindarle un homenaje a ella, mi madre. 

 

Te amo mamá.