Concentración independentista en Barcelona
Concentración independentista en Barcelona  

La cuestión fundamental era que si había puesto el 4/6, obviamente yo debía saber qué ficha poner ahora.

 "¿Joder, pero es que no lo has visto? 

"Pues no..."

"¡Qué desastre de compañero!"

"Miguel, no me machaques tanto que hoy es mi cumple y estoy sensible". Risas

A todo esto: ¿"quién quiere un bomboncito"? 

"Marta, coge otro anda, no te vayas a quedar sin ninguno" (ya lleva 2 bombones la buena de Marta)

Marta sin mirar dice: "no, no quiero, yo quiero pintar"

"Marta, ¿dónde está el cuaderno y los lápices que te compré?

"No sé, Manuel me lo ha escondido"

Elevo la voz: "Manueeeee!!!!, ¿dónde está el cuaderno y los lápices de María"?

Manuel ni se inmuta. 

Los busco, el Manué es bueno escondiendo cosas, lo encuentro en un cajón al fondo (mi madre lo hubiese encontrado antes...), ya sabéis, la típica frase de las madres: ¿A que voy y lo encuentro? Y lo encontraba, lo encontraba...

Le doy a Marta lo suyo y ahora se jala otro bombón, parece que encontrar los recortables le han abierto el apetito.

Marta está feliz, "Marta, ¿qué miras?"

"A ti, que eres muy guapo". Marta, con un cuaderno en la mano y un bombón en la otra te dice con tranquilidad lo que sabe que te gusta escuchar.

Antonio me mira: "¡Wito!!!!! ¿Quieres venir ya pacá"?

"Antonio, espera, hombre"

"Que no espero, que las das tú, salgo yo ahora"

"Voyyyyyy".


"Salvi, este color no viene en la caja de lápices"

"Marta, da igual, el que tú buscas es muy parecido a este, cógelo"

"¿Da igual?

"Claro, Marta, da igual"

”Cómo vamos? 

"14 a 6"

"¡Vamos, Pepe!!!! Vamos a ganarles a estos dos"


En la mesa del parchís se debate sobre si te cuentas 10 o 20 cuando te comes a alguno.

"Seis, ábreme para que pase". "Pues no te abro"

"Salvi!!!, este no me deja pasar!!!"

"Andrés, ¿por qué no le dejas pasar?

"Porque no me da la gana".

Tengo que reconocer que la respuesta es impecable y contundente.

"Pues como no le dejes pasar no te doy otro bombón"

"¡Vale!!!! Que pase"

Siempre he pensado que el chocolate obra milagros.

Y así llega la hora de la comida (por cierto, perdimos la partida, pa variar; el que vaya conmigo perderá, solo pongo fichas...)

Y mientras todo eso ocurre a la 1 de la tarde de un 15 de octubre y Cataluña arde, los violentos hacen de violentos (estúpidos, claro), la policía y los Mossos cargan, todas las televisiones dan en "exclusivo" directo las nefastas consecuencias de la sentencia del procés, en ese momento, en la residencia, unos ancianos que empiezan a ser amigos y el que suscribe, pasan auténticamente de Cataluña y de todo lo que huele a política, porque aunque no lo parezca, la vida para muchas personas va más allá de lo que sale obsesiva y pesadamente en la tele.

De hecho, lo que escuchábamos en la tele, en aquella sala, un grupo de personas que, simplemente se divertía no dejaba de ser un simple ruido de fondo, solo eso: solo un ruido de fondo, sin más.