Opinión

S.J.

Te odio, amor mío

Tenía una disyuntiva: no sabía si escribir sobre Franco y el Valle de los Caídos o sobre la veleidad de los sentimientos humanos. Me decidí por lo segundo, visto que escribir sobre asesinos siempre es menos grato.  Porque claro, el problema estriba en que si media España aún justifica que exista un homenaje a un asesino, ojito asesino, eh!, como los de la eta, igual, ni más ni menos,...