cielo
El CN Caballa toca el cielo en Pamplona y asciende a Primera

El CN Caballa toca el cielo en Pamplona y asciende a Primera

- Los chicos del Caballa certifican en Pamplona, en una jornada doble para ahorrar los costes de un desplazamiento, su ascenso por primera vez a la categoría de plata del waterpolo nacional

- El equipo espera poder celebrarlo la próxima jornada, la que cierra la temporada, frente al Dos Hermanas, junto con la afición local

El Cielo acogerá el 9 de junio Invinarte I Feria de Vino y Arte de Ceuta

El Cielo acogerá el 9 de junio Invinarte I Feria de Vino y Arte de Ceuta

- El evento permitirá probar unos 200 vinos distintos a los asistentes, disfrutar de una degustación gastronómica de 7 platos y participar en catas guiadas impartidas por especialistas

- Las entradas oscilan entre los 15 y los 25 euros y se pueden adquirir desde este lunes en la tienda Algo Más Que Vinos en Millán Astray

- 6 pintores y un fotógrafo han realizado trabajos exclusivos para el evento que giran en torno al mundo del vino como elemento para la creación

La Roja mira al cielo

La selección española estrenará mañana ante Venezuela la segunda equipación que lucirá en la Eurocopa, que será azul clara

La selección española de fútbol aprovechará el amistoso de mañana ante Venezuela en La Rosaleda de Málaga para presentar en sociedad la segunda equipación que lucirá en la próxima Eurocopa de Ucrania y Polonia 2012. Todo sea por el merchandising.

Cementerios a ras de cielo

Más de 700 alpinistas se quedaron para siempre en los ochomiles del Himalaya. El rescate de los cuerpos es prácticamente imposible a causa de la altitud y del difícil acceso a los lugares donde reposan. La mística montañera suele dar por bueno que existan cementerios a ras de cielo. Al otro lado del mundo, Nieves de Pellegrin sube por una estrecha y resbaladiza trocha con la ayuda de un bastón, cargando con sus casi ochenta años y sus recuerdos. Su pelo es como su nombre, como el lugar por donde se deslizaron el amor y la juventud. La anciana tiene el suficiente resuello para explicar a los t...

De Formentera al cielo

Lo último que se supo de Lionel Messi Cuccitini antes de emprender la pretemporada, el lunes de la semana pasada, fue que pasó unos días con su novia, Antonella, en un yate anclado en Formentera. De vez en cuando salía a cubierta a lucir su barba de marinero y sus bíceps inflamados. Se asomaba a la luz del sol con ese aire de hurón. Su compañero y amigo Dani Alves le acompañó en la travesía. Alguien les tomó una foto navegando a toda máquina en una moto de agua. Messi se aferraba al timón con cara de velocidad. Al día siguiente se presentó ante Pep Guardiola para empezar la pretemporada. De eso han pasado exactamente siete días. Le bastaron cinco sesiones de preparación física para acudir al Bernabéu a jugar la Supercopa de España. Nada de amistosos. Nada de giras de verano. A jugar.

El cielo europeo ya cobija a las estrellas

Lejos de acercar posturas, las negociaciones entre propietarios y jugadores de la NBA están más lejos que nunca. La última reunión, celebrada esta misma semana en Nueva York, acabó con unos y otros tirándose los trastos a la cabeza. Denuncias cruzadas que complican mucho un acuerdo y que devuelven al primer plano el fantasma de la cancelación de la temporada. Con ese panorama, algunas estrellas de la NBA han empezado a tomarse en serio su futuro a corto y medio plazo y, lo que en un principio parecía casi una quimera, se está convirtiendo en una auténtica diáspora hacia el Viejo Continente. D...

“Han matado a un padre de familia... Karim era un cielo”

La muerte a disparos de un trabajador de las brigadas cívicas en el barrio del Príncipe conmocionó a la barriada que, a gritos, pedía justicia y denunciaba la inseguridad que rodea al barrio y el abandono que, dicen, sufren por parte de las autoridades. De todas ellas: las políticas, las judiciales y las policiales. Cuando mataron a balazos a Karim Mohamed Ahmed, no había en todo el barrio agente alguno de seguridad. Tampoco lo hubo cuando los vecinos comenzaron a llamar, asustados, al ver al joven tirado en el suelo, herido ya de muerte. “Hemos llamado al 112 y saltaba Andalucía; hemos llamado a la ambulancia que no ha aparecido; a la Policía Local... que nos ha dicho que ellos no podían subir, que tenía que subir la Nacional y mire, mire usted quién ha venido aquí... no hay nadie”, gritaba una vecina indignada a este medio, cuando pasaban poco más de las cuatro de la tarde y hacía poco se habían llevado el cuerpo de Karim, aún con vida, en un vehículo particular hasta el Hospital Universitario. En el camino, ese coche también fue tiroteado. “Se lo llevó un vecino porque la ambulancia no llegaba, Karim estaba lleno de sangre, levantó la cabeza, nos miró... se lo llevaron corriendo”, gritaba otra vecina del barrio mientras señalaba el charco de sangre, tapado con plásticos que los propios vecinos habían colocado para evitar que la zona quedara contaminada hasta que llegara la Policía. Pero no llegaban, así que otro vecino recogió los casquillos del lugar para evitar que se perdieran y entregárselo después a los agentes. Un patrulla del Cuerpo Nacional de Policía fue la que se cruzó en el camino con el vehículo que cargaba a Karim aún con vida, conociendo así lo sucedido y activándose ya los protocolos.
“Aquí estamos como perros, ¡esto qué va a ser como Brasil!, ¡que vamos a tener que llevar pistolas encima!... aquí no viene nadie. ¡Llevamos cuatro días seguidos de tiroteos y no suben!, el otro día le pegaron a unos coches que estaban aparcados y casi matan a alguien; el sábado estuvieron pegando tiros y hoy -por ayer- han matado a este vecino, han matado a un padre de familia... ¿dónde está la Policía?”, gritaban.
A Karim le mataron cuando salía de su vivienda y se dirigía a una cafetería para cambiar dinero y poder llevar a su hija al cine. El sábado había sido el cumpleaños de la pequeña y ése iba a ser su regalo. “Karim era un cielo de persona, han dejado a una familia rota, hundida, destrozada. Él era el más pequeño de la familia, un buen padre, un buen marido... han destrozado a toda la familia”, manifestaba una de sus familiares a ‘El Faro’. “Que no digan que lo han matado por un ajuste de cuentas, porque Karim era una persona decente, no pertenecía a ningún follón. Lo han matado, lo han asesinado”, denunciaba.
La indignación era evidente en la barriada. La muerte de Karim corría como la pólvora, habían matado a un trabajador de las brigadas cívicas, a un vecino y a un padre de familia de 35 años que deja viuda y dos hijos de corta edad. “Es un trabajador de la Ciudad Autónoma... ¡ahora dónde están los políticos!”, denunciaba otra joven rodeada de vecinos que salían a la calle y que querían hablar. Unos y otros pedían que su mensaje viera la luz, pedían que en toda Ceuta se supiera que no pueden más, que en el Príncipe pasan muchas cosas, que hay tiros casi todas las noches, que los niños y los ancianos no están tranquilos y que hay muchas armas... en sus cabezas no concebían cómo dos individuos pueden, a plena luz del día, llegar a una barriada y disparar al que convenga, cómo unos pistoleros pueden terminar de la noche a la mañana con un padre de familia, perseguirle disparándole y después escapar sin que haya protección policial. “Esto está perdido, nadie quiere a esta barriada... dicen ‘que se maten entre ellos’, y ¿hoy qué?, han matado a un padre, qué van a decir ahora”.
En la refriega de ayer resultó además herido otro joven, de 26 años, al recibir un disparo de rebote en el pie izquierdo. Se trata de un joven que trabaja en un local cercano al lugar de los disparos, ocurridos en las inmediaciones de San Daniel con el antiguo Poblado Legionario. “No hay justicia, dónde está para nosotros, qué nos queda, sólo la voz social que nos escuchen”, denunciaban.
Los dos pistoleros que mataron a Karim iban a cara descubierta -según algunos vecinos, aunque otros indicaban que no, que estaban encapuchados-. Ayer los vecinos intentaban que esa ley del silencio, esa ley del miedo no existiera, que quienes vieron a los asesinos les señalaran. La pareja llegó a efectuar disparos contra la puerta de una vivienda, en el callejón número 73, antes de marcharse corriendo, uno por cada calle. Tendido en el suelo y desangrándose quedaba el trabajador de las brigadas cívicas. “No iban encapuchados, se han escapado después de dispararle”, espetaba otro vecino, que señalaba la puerta de un garaje perteneciente a una comunidad de vecinos como el lugar de donde habían salido los pistoleros. “Esta puerta está siempre abierta, han salido por aquí y han ido a hacer lo que tenían que hacer”, advertía un joven.

{galerias local="20110725_02" titulo="Escenas del suceso"/}

En el escenario de los hechos, muchas versiones. Según los testimonios de algunos testigos, los pistoleros querían matar a otro residente de la barriada. La mala suerte le tocó a Karim, que estaba en el momento en que se preparaba el asesinato. En cambio, un familiar del fallecido indicaba ayer que le habían matado porque pensaban que Karim les había reconocido como los mismos pistoleros que el pasado jueves habían tiroteado al carpintero de Juan Carlos I.  Y es que en la barriada todos afirman que las mismas personas que mataron ayer a Karim fueron los autores de los disparos del pasado jueves.
“Parece mentira, no me lo creo, ayer mismo estábamos hablando de los fichajes, del Ceuta, de toda esta movida de los árbitros... no puede ser, han matado al Karim, no puede ser”, explicaba uno de sus compañeros de trabajo, de unas brigadas cívicas que parecen marcadas por un destino negro. Ya son varios de sus componentes los que han muerto, o en accidente de tráfico o también asesinados.
Casi dos horas después de la muerte de Karim agentes de la Policía Nacional llegaban al barrio, venían del Hospital Universitario, en donde tuvieron que desplegarse la UIP y pedir apoyo a la UPR y a la Guardia Civil, debido a la acumulación de amigos, familiares y vecinos que estaban indignados y contrariados con lo sucedido. Intentaban buscar un culpable y cargaban sus tintas contra quien fuera. Clamaban por la falta de vigilancia habida y pedían información sobre el fallecido y sobre lo ocurrido. Gritaban, protestaban y aplicaban las comparaciones que acostumbran a realizarse cuando algo ocurre en el Príncipe. “Si esto llega a pasar en el centro no sería lo mismo, ya habrían detenido a alguien, seguro. No puede ser que aquí no haya Policía, que no la veamos, que maten a un vecino y no haya nadie, que llevemos varios días escuchando tiros y aquí no pasa nada. Si hubieran matado a un funcionario de la Ciudad, a un policía ya estarían todos por aquí”, gritaban.
Con la sangre de Karim en el suelo, los primeros agentes en llegar al callejón en donde fue rematado intentaban calmar los ánimos y explicar que venían del Hospital, de ahí la tardanza. Los vecinos no entendían de explicaciones porque sus llamadas, sus advertencias las habían hecho horas antes y por ahí nadie había pasado. Dicen estar hartos de que no se les atienda y consideran que no se está haciendo todo lo que se debe hacer por ellos. “Qué vamos a tener que hacer... ¿una manifestación?, ¿para que nos hagan caso?, lo que no podemos hacer es callarnos y seguir así porque mañana vendrán y matarán a otro sin razón alguna, porque no les ha gustado, porque le han visto hablar con uno, con otro... o porque se han equivocado”.  La llegada de los agentes de la Policía Científica vino acompañada de más agentes policiales, tanto de paisano, como de los grupos de investigación, además de algunas parejas de antidisturbios que acordonaron la zona. Los agentes tomaron fotografías y señalaron las zonas de impacto de las balas, recogiendo in situ algunos casquillos. Del lugar se llevaron un vehículo que también resultó afectado por los disparos, al margen del vehículo en el que se trasladó a Karim al hospital. El parte facilitado por el Ingesa indicaba que aunque los servicios médicos hicieron lo imposible para intentar reanimar al herido, éste prácticamente ingresó cadáver. No pudieron especificar la ráfaga de disparos que tenía en su cuerpo, algunos de ellos mortales de necesidad.
Ya en la tarde de ayer varios vecinos de la barriada se acercaban hasta la Jefatura Superior del Paseo Colón para prestar declaración sobre los hechos y aportar datos de lo sucedido y lo visto. Los vecinos acudieron de forma voluntaria.


Leer original

Anduva abre las puertas del cielo

Anduva se queda pequeño en el día más importante de su existencia. El Guadalajara visita el campo del Mirandés (domingo 19:00, MARCA TV) con el objetivo de remontar el gol de desventaja de la ida, en una lucha apoteósica por el ascenso. Leer


Purito se exhibe en el cielo francés

Joaquim 'Purito' Rodríguez se exhibió para ganar en solitario la sexta etapa de la Dauphiné, con llegada en alto al Collet d'Allevard. Wiggins afianzó su liderato a falta de la temible última etapa. Leer